Publicado 01/12/2021 10:37CET

Los líderes de la UE descartan una reunión extraordinaria sobre ómicron, que evaluarán ya en la cumbre de diciembre

Archivo - Reunión del Consejo europeo en octubre
Archivo - Reunión del Consejo europeo en octubre - Dario Pignatelli/European Counci / DPA - Archivo

BRUSELAS, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE finalmente no tendrán esta semana una reunión extraordinaria por videoconferencia para evaluar la evolución de la nueva variante de coronavirus, ómicron, tal y como barajó el presidente del Consejo europeo, Charles Michel, y esperarán a la tradicional cumbre de diciembre para abordar el asunto.

Tras un análisis "exhaustivo" de la situación y de consultas con las capitales, Michel ha decidido no convocar un encuentro telemático "especial" por el momento, según han indicado fuentes europeas, que recuerdan que los ministros de Salud ya tienen previsto reunirse el próximo martes.

Además, los Veintisiete siguen "vigilando con atención" el desarrollo de la variante y de la pandemia en general de forma constante, tanto en los grupos de expertos del Consejo como a nivel de embajadores.

El exprimer ministro belga sopesó convocar la cita para tratar de coordinar una respuesta coordinada a la nueva situación, en un momento en el que algunos países socios como Portugal empezaron a anunciar medidas propias como exigir PCR negativa a todos los viajeros que lleguen al país, incluso a los vacunados.

Los líderes de la Unión Europea, en todo caso, se verán en Bruselas en el tradicional Consejo europeo de invierno, los días 16 y 17 de diciembre, en donde discutirán sobre distintos asuntos clave para el bloque, incluida la gestión de la pandemia, debate en el que se incluirá un punto preciso sobre la nueva variante.

La alarma por ómicron saltó la semana pasada cuando Sudáfrica notificó los primeros casos de contagio en su territorio y los científicos apuntaron la posibilidad de que esta variante se contagiara con facilidad, aunque faltaban datos para determinar su virulencia.

Mientras la Organización Mundial de la Salud (OMS) determinaba el estatus de la variante, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, llamó a los Veintisiete a cerrar la frontera de la UE a los vuelos de siete países de la región del sur de África por temor a su propagación, un movimiento que el bloque confirmó el mismo viernes en una reunión a nivel de embajadores.

Según datos del Centro Europeo de Detección y Prevención de Enfermedades (ECDC), los países de la UE han diagnosticado al menos 44 casos de contagio de la variante ómicron. Países Bajos informó el martes de que se dieron al menos dos casos en su territorio el pasado 19 de noviembre, cinco días antes de que Sudáfrica informara del primer paciente contagiado por la variante en el país.

Para leer más