Actualizado 21/02/2022 23:25

Lituania acusa a Putin de "dictador", Letonia habla de "pretexto inventado" y Estonia apunta a "casus belli"

Imagen de archivo del primer ministro letón, Arturs Kriisjanis Karins
Imagen de archivo del primer ministro letón, Arturs Kriisjanis Karins - Christophe Gateau/dpa-Pool/dpa

En directo | Crisis en Ucrania

MADRID, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

Representantes de los países bálticos se han manifestado respecto al reconocimiento del presidente ruso, Vladimir Putin, de la independencia de las provincias ucranianas de Donetsk y Lugansk, todos ellos denunciando el paso dado por Moscú en medio de las tensiones con Ucrania.

La primera ministra de Lituania, Ingrida Simonyte, ha ironizado con que Putin "ha avergonzado a (los escritores) (Franz) Kafka y (George) Orwell: Sin limites para la imaginación de un dictador, sin mínimos demasiados bajos, sin mentiras demasiado descaradas y sin líneas rojas demasiado rojas como para cruzarlas", ha trasladado.

"Lo que presenciamos esta noche puede parecer surrealista para el mundo democrático, pero la forma en que respondamos nos definirá para las generaciones venideras", ha enfatizado Simonyte a través de una publicación en su perfil de Twitter.

Desde Letonia, el presidente del país, Egils Levits; el primer ministro, Arturs Krisjanis Karins; el ministro de Relaciones Exteriores, Edgars Rinkevics, y la presidenta del Parlamento, Inara Murniece, han lanzado un comunicado conjunto en el que lamentan la "continuación del ataque a la independencia, soberanía e integridad territorial de Ucrania que comenzó en 2014 al cambiar ilegalmente las fronteras en Europa".

"En una grave violación del derecho internacional, con un pretexto inventado y difundiendo información falsa, Rusia busca inducir un cambio en el liderazgo político y el rumbo de la política exterior de Ucrania por medios violentos", han aseverado.

Así pues, desde Riga han instado a la comunidad internacional a "tomar las medidas más enérgicas posibles", entre las que han destacado las "sanciones económicas", para frenar la "agresión de Rusia".

Además, han llamado a una "acción adecuada de la OTAN" para fortalecer el flanco oriental de la Alianza ante lo que consideran como una agresión que, sumada a "la creciente presencia de las Fuerzas Aradas en Bielorrusia", provocará un "impacto negativo duradero de la situación general de seguridad en Europa".

En esta misma línea, desde otra nación báltica como Estonia, su presidente, Alar Karis, ha subrayado que el país "nunca aceptará la decisión ilegal de Rusia". Son una parte de Ucrania reconocida internacionalmente, como Crimea. Claramente, Moscú no se toma en serio la diplomacia, sino que busca un casus belli", ha apuntado.

Este lunes el presidente ruso, Vladimir Putin, ha reconocido la independencia de las provincias ucranianas de Donetsk y Lugansk a pesar de las advertencias de sanciones por parte de Estados Unidos y sus aliados.