Las lluvias destruyen los refugios de numerosos desplazados por la violencia en el noreste de Nigeria

Publicado 23/08/2019 13:16:02CET
Una mujer desplazada y su hijo en su refugio anegado en el noreste de Nigeria
Una mujer desplazada y su hijo en su refugio anegado en el noreste de Nigeria - NRC - Archivo

MADRID, 23 Ago. (EUROPA PRESS) -

Las lluvias torrenciales caídas en los últimos días han destruido las tiendas de campaña y refugios improvisados de numerosos desplazados por la violencia en Maiduguri, en el noreste de Nigeria, empeorando una situación que ya era de por sí complicada, según ha alertado el Consejo Noruego para los Refugiados (NRC).

"Los desplazados están sufriendo debido a las incesantes lluvias y el viento que están azotando sus hogares en los últimos días", ha explicado en un comunicado el director del NRC en Nigeria, Eric Batonon.

"Gran cantidad de familias, que huyeron del conflicto hace meses, se han quedado sin hogar mientras que otras se han visto obligadas a compartir sus tiendas de campaña con vecinos o familiares", ha precisado.

Según la estimación del NRC, más de 6.800 que viven en campos de desplazados en Maiduguri se han visto afectadas por las inundaciones. En Dikwa, ha precisado, 500 personas se han quedado sin hogar y han tenido que instalarse en centros de registro en desuso. "Son desplazados dentro de un campo de desplazados", ha incidido Batonon.

El NRC ha expresado su temor de que aumenten los casos de cólera como consecuencia de las lluvias y las inundaciones. En el vecino estado de Adamawa, el gobierno declaró un brote de cólera en tres zonas durante la estación de lluvias y hasta mediados de agosto se contabilizaban ya 633 casos y cuatro muertos.

"Los desplazados viven en condiciones infrahumanas en toda la región", ha subrayado Batonon. "No existe saneamiento o instalaciones de drenaje en la mayoría de los campamentos y la gente suele ir al baño en espacios abiertos porque no existen letrinas" por lo que "ahora los campamentos están llenos de agua estancada", ha añadido, advirtiendo del riesgo de propagación en estas circunstancias de enfermedades como el cólera.

La ONU y las organizaciones humanitarias han solicitado 848 millones de dólares para abordar las necesidades en el noreste de Nigeria este año, pero hasta el momento solo se han recibido menos del 40 por ciento de estos fondos.

"Hace falta apoyo financiero adicional de forma urgente para llegar a los 6,2 millones de personas previstos en 2019. La gente morirá si no recibe asistencia urgente ahora", ha prevenido el responsable del NRC.

Además, la ONG noruega ha alertado de que el periodo de lluvias ofrece oportunidades a los grupos armados que operan en la región --Boko Haram y la filial de Estado Islámico principalmente-- para infiltrarse y atacar campos de desplazados.

El martes por la noche, una mujer suicida hizo estallar una bomba en Dikwa, perdiendo la vida e hiriendo a cuatro civiles en el primer ataque de este tipo en la zona desde diciembre de 2018.