Publicado 02/03/2021 21:49CET

Médicos Sin Fronteras denuncia "la pesadilla" de un campo de refugiados sirio tras el homicidio de un cooperante

Archivo - Campamento de Al Hol, en Siria.
Archivo - Campamento de Al Hol, en Siria. - STRINGER / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO - Archivo

MSF denuncia la falta de seguridad en el campo donde denuncian que ha habido 30 asesinatos desde enero

MADRID, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

Médicos Sin Fronteras (MSF) ha denunciado este martes el asesinato de uno de sus cooperantes, mientras otros tres han resultado heridos en otros incidentes en el campo de refugiados de Al Hol, el mayor de Siria con más de 60.000 habitantes, donde denuncian que se vive una "pesadilla".

"Las personas están siendo asesinadas con una frecuencia brutal, a menudo en sus tiendas... Esta pesadilla debe parar", ha señalado el director de Emergencias de la organización para Siria, Will Turner en un comunicado.

La organización ha paralizado sus actividades --saneamiento, entrega de agua y cuidados médicos-- de manera temporal ante la situación en el campo.

Según el relato de la ONG , el cooperante fue asesinado en la tienda en la que vivía el 24 de febrero.

"Nuestro colega estaba fuera de servicio con su familia cuando fue asesinado (...)Estamos intentando entender mejor la situación y las circunstancias tras su muerte", ha explicado Turner.

Asimismo, el hijo de un miembro del personal murió en un incendio accidental, producido después de que un niño volcara sin querer una estufa de diesel, donde otros tres cooperantes resultaron heridos durante una boda el pasado 27 de febrero.

Los fallecidos alcanzaron las siete personas y la cuenta de heridos rondó treintena después de que el fuego se extendiera por las tiendas, aunque no se sabe la cifra exacta, ya que tras ser trasladados al hospital la organización no ha podido localizarlos.

INSEGURIDAD CRECIENTE

Desde que comenzó el año se han producido 30 asesinatos en el campo de refugiados por tiroteos, asesinatos con cuchillos o accidentes evitables, explica la organización, que considera la situación que dura dos años "insostenible".

"Las autoridades tienen la responsabilidad de dar seguridad a la gente. Esto no es un ambiente seguro para que crezcan los niños", recalca Turner.

MSF recuerda que el campo está bajo control de las autoridades locales que no dejan a los habitantes salir del perímetro del lugar. Por ello, la organización hace un llamamiento a la comunidad internacional y a los países con ciudadanos en el campo a "tomar responsabilidades" y buscar soluciones voluntarias a largo plazo que cumplan con la legislación internacional.

Las denuncias de MSF llegan un día después de que el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) pidiera la reintegración o repatriación de los 22.000

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia instó este domingo a todos los países a repatriar y reintegrar de manera segura a los 22.000 niños de 60 nacionalidades que viven en la zona.

Para leer más