22 de febrero de 2020
 

Mueren dos civiles y dos miembros de las 'unidades de voluntarios' en un ataque en Burkina Faso

Publicado 12/02/2020 17:39:11CET
Roch Marc Christian Kaboré, presidente de Burkina Faso
Roch Marc Christian Kaboré, presidente de Burkina Faso - John Macdougall/AFP Pool/dpa - Archivo

MADRID, 12 Feb. (EUROPA PRESS) -

Al menos dos civiles y dos miembros de las recientemente creadas 'unidades de voluntarios' murieron el martes tras una serie de ataques ejecutados contra localidades ubicadas en la región de Centro-Norte, según han confirmado este miércoles fuentes de seguridad del país africano.

Estas fuentes, citadas por el portal local de noticias Infowakat, han señalado que los hombres armados atacaron las localidades de Abra, Bassé, Nafro, y Tebra, todas ellas ubicadas en la zona de Bourzanga, tras lo que los 'voluntarios' organizaron una contraofensiva que se saldó con la "neutralización" de catorce sospechosos.

Las 'unidades de voluntarios' llevaron a cabo el viernes su primera operación de envergadura en la región de Sahel (norte), en la cual fueron "neutralizados" al menos 22 supuestos terroristas.

La ley que autoriza el reclutamiento de voluntarios fue aprobada por unanimidad por la Asamblea Nacional de Burkina Faso el 21 de enero, tras lo que se abrió un plazo de catorce días para la formación de las unidades de Voluntarios para la Defensa de la Patria (VDP).

El reclutamiento se ha de llevar a cabo a nivel de aldea o sector bajo un requisito de voluntariedad y la formación de estas VDP en cada zona del país deberá ser además aprobada por las poblaciones locales.

El presidente burkinés, Roch Marc Christian Kaboré, ordenó en noviembre de 2019 el reclutamiento de estos voluntarios para la "defensa" de las "zonas amenazadas" por los grupos terroristas, un día después de la muerte de 38 personas en un ataque contra un convoy de una empresa minera que llevaba escolta armada en el este del país.

Burkina Faso ha venido registrando en los últimos meses una creciente actividad de grupos yihadistas. En el país operan Ansarul Islam, un grupo terrorista autóctono, así como el Grupo para el Apoyo del Islam y los Musulmanes (JNIM), una organización yihadista que aglutina a otras cuatro, entre ellas Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) y Al Murabitún, y en menor medida Estado Islámico en el Gran Sáhara (ISGS).

Además, se ha intensificado la violencia intercomunitaria, que enfrenta principalmente a pastores con agricultores y que ha provocado el desplazamiento de miles de personas.

Según denunció a principios de ese mismo mes el representante especial de la ONU para el Sahel, Mohamed Ibn Chambas, en los últimos meses la región ha experimentado "un devastador aumento en los ataques terroristas contra objetivos civiles y militares".

En Burkina Faso, Malí y Níger hubo en 2019 más de 4.000 muertos, una cifra que quintuplica los 770 que dejaron las acciones de los grupos terroristas en 2016, según Ibn Chambas. Así, llamó además la atención sobre el hecho de que "el foco geográfico" se está trasladando hacia el este, "amenazando cada vez más a los países costeros de África Occidental".

Contador

Para leer más