Actualizado 07/06/2020 4:55:05 +00:00 CET

Multitudinarias marchas pacíficas para denunciar la violencia racista institucional en EEUU

Manifestación contra el racismo institucional en Washington, EEUU
Manifestación contra el racismo institucional en Washington, EEUU - 2020 GETTY IMAGES / CHIP SOMODEVILLA

Las protestas en Washington han reunido hasta el momento a decenas de miles de manifestantes, según fuentes policiales

MADRID, 7 Jun. (EUROPA PRESS)

Miles de personas se han congregado en las principales ciudades de Estados Unidos para protestar una jornada más por la violencia racista institucional, aunque la mayor marcha se está desarrollando en Washington, donde la Casa Blanca se ha blindado para evitar disturbios.

"Estoy cansada de racismo. Muy cansada", ha afirmado en declaraciones a la cadena ABC una de las participantes en la manifestación de Washington, Rochelle Grate, que ha calificado de "bella, pacífica y diversa" la protesta. "Esto es distinto. Ahora la gente que no es de color ha hecho 'clic' y ha dicho, 'Oye, esto es real y he estado ciego hasta ahora'", ha añadido.

Más de una semana después del inicio de las protestas, las autoridades esperan que la marcha de este sábado se siga desarrollando y sea la más concurrida. "Esperamos grandes manifestaciones y esperamos que las protestas sigan siendo tan pacíficas como han venido siendo los últimos días", afirmó el pasado jueves el jefe de la Policía de Washington, Peter Newsham, quien ha destacado que no ha habido arrestos durante las protestas desde el martes.

Hasta el momento estima que decenas de miles personas han participado en las protestas que se han ido desarrollando en Washington, han confirmado fuentes policiales. Según ha informado una portavoz de la Policía Metropolitana de Washington, las protestas se han realizado de forma pacífica durante todo el día y no ha habido enfrentamientos entre manifestantes y agentes, así como tampoco detenidos.

La Policía calcula que al menos 6.000 manifestantes se han concentrado en Washington hasta medio día, si bien las concentraciones que han tenido lugar durante la tarde han reunido a mayor número de personas.

Por su parte, la alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, se ha unido a las concentraciones que se estaban realizando en la ciudad y ha hecho un llamamiento a los ciudadanos. "Todos deberías estar viendo lo que está pasando en Washington D.C porque no queremos que el gobierno federal haga esto con otros estadounidenses", ha asegurado la alcaldesa mientras se unía a las protestas, según recoge la cadena CNN.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha mandado un mensaje a través de su cuenta de Twitter en el que se puede leer "ley y orden". Posteriormente, ha asegurado que la multitud de personas que se ha reunido en Washington ha sido "mucho menor de la esperada". Además, ha agradecido la tarea de la Guardia Nacional, el Servicio Secreto y la Policía de la ciudad por su "fantástico trabajo".

Las manifestaciones continúan en Nueva York, donde los asistentes se han concentrado en el centro de Manhattan. Pese a estar decretado el toque de queda desde las 20.00 horas, no se ha desarrollado una gran presencia policial y no se han producido detenciones.

"El sistema no va a ganar", ha señalado una de las manifestantes a la cadena CNN. "La gente tiene voz ahora y nos van a escuchar. Nos están escuchando porque estamos unidos", ha añadido. Estas manifestaciones se han extendido a Los Ángeles, donde también se están desarrollando de manera pacífica.

PROTESTAS FRENTE A LA CASA BLANCA

El pasado fin de semana la Policía empleó balas de goma y gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes frente a la Casa Blanca cuando algunos lanzaron botellas de agua y ladrillos contra las barreras de las fuerzas de seguridad. También se incendiaron coches y se rompieron ventanas de edificios de oficinas en las manzanas colindantes con la Casa Blanca.

Precisamente desde el jueves se ha levantado una nueva valla en el perímetro de la Casa Blanca que se suma a la de 2,5 metros que se levantó en la plaza Lafayette previamente. Los parques que rodean a la sede presidencial, normalmente accesibles, están ahora cerrados al público y seguirán así al menos hasta la semana próxima.

La alcaldesa de Washington ha afirmado que es "triste" que "la Casa y sus habitantes tengan que ser protegidos con muros". "Nos gustaría que la Casa Blanca estuviera abierta para la gente pudiera acceder", ha añadido.

Bowser ha criticado la postura de Trump y ha rebautizado una de las plazas que están frente a la Casa Blanca como plaza Black Lives Matter y se ha pintado un enorme Black Lives Matter en una de las calles que terminan en el recinto presidencial.

De hecho, la alcaldesa del D.C. ha pedido a los gobernadores que retiren a sus militares de la Guardia Nacional de Washington porque fueron traídos "sin mi conocimiento y sin haberlos pedido".

Muchos vecinos han mostrado su malestar por el envío de fuerzas militares federales a la zona de la Casa Blanca con helicópteros, soldados armados y vehículos blindados en las calles. El Distrito de Columbia es un territorio, no un estado, por lo que no tiene competencias para impedir el uso de fuerzas federales.

En contraste con las últimas movilizaciones multitudinarias en Washington, como la Marcha de las Mujeres o la Marcha por Nuestras Vidas por el control de armas, en esta ocasión no hay un único grupo convocante ni hay un estrado con una lista de oradores. Son protestas fluidas por toda la ciudad entre la Casa Blanca, el Monumento a Lincoln y el Capitolio.

Para leer más