Publicado 29/03/2015 22:55CET

Narcos y paramilitares pagaban fiestas a agentes de la DEA para negociar su extradición

A sign with a DEA badge marks the entrance to the U.S. Drug Enforcement Administ
JONATHAN ERNST / REUTERS

BOGOTÁ, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los narcotraficantes y paramilitares buscados por Estados Unidos pagaban las fiestas con prostitutas, alcohol y drogas a agentes de la Agencia Antidroga estadounidense (DEA) y a abogados extranjeros para facilitar así la negociación para su posible entrega para su extradición a Estados Unidos, según ha revelado una investigación de el diario colombiano 'El Tiempo'.

Asistentes a estas fiestas han relatado bajo condición de anonimato cómo funcionaban: los agentes de la DEA y abogados extranjeros eran trasladados en vuelos privados o coches de alta gama a lugares donde se reunían con emisarios de los narcotraficantes. Estos emisarios tenían orden de "satisfacer todos los deseos y peticiones de sus invitados".

"Los agentes buscaban contactos en el país y eso implicaba tener reuniones con fuentes que conocieran el negocio de la droga y que pudieran entregar información para sus investigaciones. Eso permitía que, a través de enlaces, se les hicieran invitaciones y después de asistir a la primera fiesta ya no faltaban a las siguientes parrandas", ha explicado la fuente.

El argumento era "romper el hielo", pero las fiestas se prolongaban durante varios días en los que reservaban en exclusiva fincas, restaurantes o conocidas discotecas; a veces incluso se hacían en viviendas de agentes pagadas con fondos oficiales del Gobierno de Estados Unidos.

En las fiestas, los narcotraficantes no solo exploraban la posibilidad de beneficios judiciales por colaboración, sino que también conseguían información sobre las acusaciones que pesaban sobre ellos en Estados Unidos.

"En medio de los brindis y de la fiesta, la gente se iba relajando y era más fácil empezar a preguntar qué tan mal estaba el patrón en los Estados Unidos, qué tan empapelado estaba, y eso permitía hacer cálculos de qué tanto había que colaborar y qué tanto había que entregar en plata y rutas para conseguir un acuerdo favorable", ha relatado el testigo entrevistado por 'El Tiempo'.

"NENAS, LICOR Y DROGA"

Sin embargo, a algunos agentes y abogados no les gustaba el ambiente y el clima de Bogotá, por lo que en la capital del país se habrían realizado solo reuniones de acercamiento para luego hacer las fiestas en otras regiones. "Se buscaban sitios cálidos, con bonito paisaje y piscina para que los invitados se sintieran como reyes", ha explicado la fuente. "Esa era gente especializada, y conseguían lo que el invitado quería: qué trago le gustaba, qué tipo de mujer prefería y se le conseguía", ha añadido.

Estas fiestas "se hacían como una atención a los visitantes en las que, por supuesto, había nenas, licor y, en muchas ocasiones, droga", relató una fuente tras señalar que algunas de las parrandas se hicieron en Caucasia y en lujosas fincas del bajo Cauca antioqueño.

Algunos de los que usaron esa estrategia fueron Carlos Mario Jiménez, alias 'Macaco' y los hermanos Miguel Ángel y Víctor Manuel Mejía Múnera conocidos como 'los Mellizos'. 'Macaco' fue finalmente detenido, extraditado y condenado a 30 años de prisión en Estados Unidos. "No todo el mundo coronó, algunos gastaron millones de pesos y trago, y finalmente no se concretó", explica la fuente.

Sin embargo, algunos de los hombres de 'Macaco' sí llegaron a acuerdos y se encuentran de vuelta en Colombia tras cumplir su pena. Además, en Colombia no les quedaban causas pendientes puesto que se acogieron al proceso de paz pactado entre el Estado y las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

Para leer más