Publicado 04/01/2022 10:43CET

Nasralá tilda a Arabia Saudí de "terrorista" y le acusa de apoyar a Estado Islámico

Archivo - El líder del partido-milicia chií Hezbolá, Hasán Nasralá, durante un discurso televisado
Archivo - El líder del partido-milicia chií Hezbolá, Hasán Nasralá, durante un discurso televisado - Marwan Naamani/dpa - Archivo

El líder de Hezbolá se muestra dispuesto a mejorar sus relaciones con el partido del presidente de Líbano

MADRID, 4 Ene. (EUROPA PRESS) -

El líder del partido-milicia chií libanés Hezbolá, Hasán Nasralá, ha acusado a Arabia Saudí de "terrorista" en un duro discurso en el que ha apuntado al papel de Riad en el surgimiento del grupo yihadista Estado Islámico y la propagación de la ideología wahabí en Oriente Próximo.

"Arabia Saudí respaldó a Estado Islámico. Envió terroristas suicidas y coches bomba a Irak", ha dicho Nasralá durante un discurso con motivo del segundo aniversario de la muerte del general iraní Qasem Soleimani, jefe de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria, en un bombardeo de Estados Unidos en Bagdad.

El líder de Hezbolá ha respondido con dureza al rey Salmán de Arabia Saudí, quien la semana pasada pidió "poner fin al control terrorista de Hezbolá" en Líbano, y ha rechazado las acusaciones de los que afirman que el grupo "daña" los lazos diplomáticos del país.

"El terrorista es el que envió a miles de saudíes 'takfiris' a Siria e Irak. Por su parte, Hezbolá defendió con orgullo a la región contra estos conspiradores", ha resaltado. "¿Quién apoyó a Estado Islámico en Siria? La mayoría de los libaneses saben que la existencia de Líbano estuvo en riesgo porque Estado Islámico fue creado por Estados Unidos y apoyado por Arabia Saudí", ha argüido.

En este sentido, ha señalado que "Arabia Saudí envió a sus terroristas suicidas a matar a hombres y niños iraquíes, mientras que Irán envió a sus combatientes para defender al pueblo iraquí", según ha recogido la cadena libanesa de televisión Al Manar, vinculada con Hezbolá.

"El terrorista es aquel que toma como rehenes a miles de ciudadanos libaneses en los estados del Golfo y amenaza con expulsarlos todos los días", ha manifestado Nasralá, quien ha resaltado que "Hezbolá es un movimiento de resistencia". "No es terrorista, pero ustedes sí", ha zanjado.

Asimismo, ha dicho que la reciente dimisión del ministro de Información, George Kordahi, "no cambiará la postura saudí hacia Líbano, ya que su problema es con los que impidieron sus planes". Kordahi dimitió ante las presiones de Riad a Beirut por unas palabras formuladas antes de asumir el cargo sobre la guerra en Yemen.

Ante la batería de acusaciones de Nasralá durante su discurso, el primer ministro libanés, Nayib Mikati, se ha desmarcado de estas declaraciones y ha dicho que "no representan el punto de vista del Gobierno libanés --del que es parte Hezbolá-- ni de la mayoría de los libaneses", según el diario 'L'Orient le Jour'.

EEUU COMO "FUENTE DE TIRANÍA"

Por otra parte, Nasralá ha indicado que Estados Unidos es la "fuente de tiranía" en la región y ha cargado contra Washington por la muerte de Soleimani y Abú Mahdi al Muhandis, entonces 'número dos' de las Fuerzas de Movilización Popular (FMP) --una coalición de milicias progubernamentales iraquíes apoyadas por Irán--.

"La sangre de los mártires Soleimani y Al Muhandis envía un mensaje a todos los pueblos libres de esta región. El mensaje dice: Conoced a vuestro enemigo. Estados Unidos encabeza la agresión y es la fuente de tiranía y opresión. No os rindáis", ha señalado.

Así, ha reseñado que "Estados Unidos es totalmente responsable de los crímenes israelíes en Palestina y Líbano" y que "Estados Unidos está detrás de todas las operaciones y masacres cometidas por la entidad sionista en Líbano". "¿Cómo podemos ver a Estados Unidos como un amigo?", ha cuestionado.

Nasralá ha sostenido además que la guerra en Yemen "es una guerra estadounidense llevada a cabo por Estados Unidos" con el objetivo de azuzar la discordia en Oriente Próximo y ha denunciado la "agresión" de Washington contra Siria a través de sanciones.

"En todos los lugares en los que Estados Unidos estaba causando destrucción, el mártir Soleimani estuvo presente. Logró victorias, cambió las ecuaciones y finalmente sacrificó su alma en este camino", ha dicho, antes de hacer hincapié en que los responsables de su muerte serán castigados.

"Es una promesa por parte de los pueblos libres, no sólo por parte de los iraníes", ha manifestado, antes de criticar que las tropas estadounidenses sigan en Irak en labores de asesoría y capacitación. "Supone un nuevo asesinato de los mártires Soleimani y Al Muhandis", ha señalado, antes de exigir su retirada de Oriente Próximo.

De esta forma, ha explicado que "hay un problema en la región representado por los desacuerdos a la hora de designar al aliado y al enemigo". "Nuestros países deben tomar una postura firme ante el asesino y el mártir", ha manifestado el líder de Hezbolá.

"Estados Unidos es el que ocupó Irak, oprimió a su pueblo y cometió crímenes antes de que surgiera Soleimani. Estados Unidos creó a Estado Islámico para redesplegar sus fuerzas en Irak. Tiene responsabilidad por los crímenes de Estado Islámico", ha argüido.

"Estados Unidos es el asesino y un hipócrita sin precedentes que cometió crímenes en Irak, mientras que Soleimani es el mártir que estuvo del lado del pueblo iraquí. Irán fue el primero en estar del lado del pueblo iraquí al enfrentarse a Estado Islámico", ha reiterado.

De esta forma, se ha preguntado "si es justo igualar al criminal Estados Unidos y a Irán, que estuvo del lado de Irak". "Es catastrófico hacerlo", ha dicho, antes de incidir en que "Estado Islámico fue creado por Estados Unidos".

POLÍTICA INTERNA

A nivel interno, Nasralá se ha mostrado dispuesto a "mejorar" su acuerdo de entendimiento con el Movimiento Patriótico Libre (FMP), su principal aliado cristiano, encabezado por el presidente libanés, Michel Aoun, en el marco de sus recientes tensiones.

"Subrayamos la importancia del diálogo entre el pueblo libanés. Estamos inclinados hacia nuestros aliados y amigos y abiertos a mejorar los lazos", ha destacado, después de las recientes críticas de Aoun y del líder del FMP, Yebran Basil, al partido-milicia por su postura en varios asuntos.

"Estamos inclinados hacia el entendimiento (con el FPM) y estamos dispuestos a mejorarlo de una forma que satisfaga los intereses nacionales", ha dicho, según el portal libanés Naharnet. En este sentido, ha reseñado que los asuntos planteados por Aoun y Basil "requieren franqueza y aclaraciones".

Por último, Nasralá ha asegurado que "hablará de forma más extensa de la situación interna en Líbano durante los próximos días", en medio de las tensiones entre aliados y el estancamiento político por el bloqueo del Gobierno impulsado por Hezbolá y el también chií Movimiento AMAL.

Aoun hizo la semana pasada un llamamiento a un diálogo nacional "urgente" y criticó veladamente a Hezbolá por la parálisis del Gobierno, al tiempo que indicó que es necesario abordar la "estrategia de defensa" del país, en referencia a las armas que controla el partido-milicia, y defendió que "sólo el Estado" define esta estrategia y la aplica.

La alianza entre Hezbolá y el FMP se ha visto debilitada por el bloqueo del Gobierno por parte de Hezbolá y AMAL por sus exigencias sobre el cese del juez Tarek Bitar, que investiga las explosiones de agosto de 2020 en el puerto de la capital, Beirut.

Asimismo, ha estado marcada por las disputas en torno a la fecha de las próximas elecciones legislativas y las diferencias en este asunto entre Aoun y el presidente del Parlamento, Nabih Berri, quien es líder de AMAL --aliado de Hezbolá--.

Líbano se encuentra sumido en una grave crisis política y económica ahondada por la pandemia de coronavirus y las explosiones en Beirut, que dejaron más de 200 muertos y enormes daños materiales, lo que ha incrementado además la inestabilidad política y ha profundizado una crisis humanitaria.

Contador