Nigeria bombardea posiciones de Estado Islámico tras los ataques contra bases militares de la semana pasada

Actualizado 26/11/2018 18:07:53 CET

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

La Fuerza Aérea de Nigeria ha asegurado este lunes haber bombardeado posiciones del grupo yihadista Estado Islámico en respuesta a los ataques perpetrados a mediados de mes en el país, que se saldaron con más de un centenar de militares muertos.

Según las informaciones recogidas por el diario nigeriano 'Vanguard', los bombardeos se han saldado con un gran número de bajas entre las filas del grupo yihadista, si bien por el momento no hay un balance de víctimas.

Así, ha señalado que entre los objetivos del ataque figura un convoy de vehículos en el que supuestamente viajaban responsables del ataque contra la base militar de Metele, que dejó al menos un centenar de militares muertos.

Fuentes militares citadas por el diario han resaltado que los ataques aéreos se saldaron con la destrucción de al menos siete vehículos y la "eliminación de todos los terroristas" que viajaban en ellos.

Estado Islámico asumió la responsabilidad de un total de cinco ataques perpetrados en Nigeria --entre ellos el de Metele--, la inmensa mayoría de ellas militares, en zonas del noreste del país.

Aunque el Gobierno nigeriano no suele reconocer estos ataques para no alimentar la popularidad de Estado Islámico en el país, múltiples fuentes de seguridad nigerianas han confirmado estos ataques.

El presidente de Nigeria, Muhamadu Buhari, rompió el sábado su silencio sobre los ataques. "El presidente Muhamadu Buhari ha expresado su profundo pesar por el asesinato de militares", comunicó la Presidencia a través de un comunicado enviado por su portavoz, Garba Shehu.

Por su parte, el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha condenado los "ataques recurrentes de terroristas y otros grupos extremistas en el norte de Nigeria, que han causado un gran número de bajas entre la población civil y las fuerzas de seguridad".

Asimismo, ha expresado sus "sentidas condolencias" al Gobierno de Nigeria y los familiares de las víctimas mortales. "Los que violan el Derecho Humanitario, los Derechos Humanos y la ley sobre refugiados deben rendir cuentas", ha manifestado.

Por último, Guterres ha recalcado en su comunicado que "Naciones Unidas mantiene su solidaridad con el Gobierno de Nigeria en su lucha contra el terrorismo y el extremismo violento".

La rama de Estado Islámico en Nigeria --Estado Islámico en África Occidental-- es una escisión surgida de Boko Haram después de las disputas en torno a su liderazgo después de que el grupo jurara lealtad a Abú Bakr al Baghdadi en 2015.

Boko Haram surgió en 2002 con el objetivo de derrocar al Gobierno de Nigeria e imponer una estricta interpretación de la 'sharia' o ley islámica en todo el país. El balance desde entonces es de 20.000 muertos y casi tres millones de desplazados.

Tras jurar lealtad a Estado Islámico en 2015 se dividió entre quienes siguen a Abubakr Shekau --hasta entonces líder del grupo--, en la región del bosque de Sambisa, y quienes son fieles a Musab al Barnawi --respaldado por Al Baghdadi--, en la región del lago Chad, donde cuenta con presencia en varios países.