Publicado 26/06/2020 12:06:08 +02:00CET

Un número récord de sirios pasan hambre ante la meteórica subida de los precios de los alimentos

Un niño con ayuda alimentaria entregada por el PMA en Siria
Un niño con ayuda alimentaria entregada por el PMA en Siria - WFP/MUHAMMAD DEAB

El PMA pide fondos urgentes para no tener que reducir las raciones y los beneficiarios a los que ayuda en Siria

MADRID, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un número récord de sirios pasan hambre como resultado de la meteórica subida que han experimentado los precios de los alimentos en los últimos meses tras más de nueve años de conflicto y en medio de una grave crisis económica que ha sumido aún más en la pobreza a la población, según ha alertado el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

La agencia de la ONU estima que actualmente hay en el país unos 9,3 millones de personas en situación de inseguridad alimentaria y que por tanto no tienen garantizada su siguiente comida, lo que supone un aumento de 1,4 millones en los últimos seis meses.

En el último año, los precios de los alimentos han subido más de un 200 por ciento debido al parón económico, la caída de la economía en el vecino Líbano --un país fundamental para Siria-- y las medidas adoptadas para frenar la propagación de la pandemia de COVID-19.

Si se comparan los precios con los que había antes de que estallara el conflicto en 2011, se han multiplicado por 20. Así, la canasta básica que costaba 4.000 libras sirias cuesta ahora hasta 76.000, lo que ha empujado a las familias a adoptar medidas desesperadas como reducir el número de comidas y las porciones hasta vender sus bienes y endeudarse aún más, ha subrayado el PMA.

"Las familias en Siria ya han sufrido mucho más de lo que pueden gestionar, han agotado sus ahorros y a menudo huido de sus hogares y ahora se enfrentan a una espiral descendente hacia la pobreza y el hambre", ha denunciado la directora del PMA en el país, Corinne Fleischer, advirtiendo de que "se les están agotando las opciones".

Cada mes, el PMA ofrece asistencia alimentaria a 4,8 millones de personas en las catorce provincias de Siria y apoya a madres y niños a mejorar su nutrición, además de ofrecer comidas escolares y ayudar a familias a restaurar sus medios de vida.

Para poder seguir ofreciendo esta ayuda hasta final de año necesita 200 millones de dólares, pero a menos que lleguen fondos urgentes antes de agosto, la agencia de la ONU se verá obligada a reducir las raciones así como el número de beneficiarios para octubre, ha advertido.

Esta ayuda, ha defendido Fleischer, "es un salvavidas para familias que lo han perdido todo, sus casas, sus empleos y la capacidad de alimentar a sus familias". "Estamos agradecidos a nuestros donantes pero las necesidades nunca habían sido mayores y no podemos permitirnos abandonar ahora a los sirios", ha reivindicado con motivo de la celebración el martes de una conferencia de donantes para Siria.

Contador

Para leer más