Actualizado 08/07/2015 14:30

Obama y Poroshenko dicen que las pruebas del derribo del avión no salgan del país

WASHINGTON, 18 Jul. (Reuters/EP) -

Los presidentes de Estados Unidos y Ucrania, Barack Obama y Petro Poroshenko, respectivamente, han sostenido este jueves que todas las pruebas sobre el derribo de un avión de pasajeros de la compañía aérea Malaysia Airlines cuando sobrevolaba el país europeo han de permanecer en Ucrania para que los investigadores las analicen.

"Ambos presidentes han recalcado que todas las pruebas han de permanecer en territorio ucraniano hasta que los investigadores internacionales examinen todos los aspectos de la tragedia", ha dicho la Casa Blanca a través de un comunicado publicado tras la conversación.

"Poroshenko ha dado la bienvenida a la ayuda de investigadores internacionales para garantizar una investigación exhaustiva y transparente en el lugar del accidente", ha agregado. "Obama le ha garantizado que los expertos estadounidenses ofrecerán inmediatamente toda su ayuda", ha remachado.

La aerolínea ha confirmado que a bordo del avión viajaban 154 ciudadanos neerlandeses, 27 australianos, 23 malasios --incluidos los 15 tripulantes--, once indonesios, seis británicos, cuatro alemanes, cuatro belgas, tres filipinos y un canadiense.

Los separatistas prorrusos del este de Ucrania han dicho que han encontrado la caja negra del vuelo MH17 de Malaysia Airlines que ha caído este jueves cerca de la frontera con Rusia, según ha informado la agencia de noticias Interfax.

El Ejecutivo ucraniano ha culpado a los separatistas de haber derribado el avión con un misil-tierra aire. Por su parte, el primer ministro de la autoproclamada República Popular de Donetsk, Alexander Borodai, ha dicho que la caída de la aeronave se debió a una acción de la Fuerza Aérea ucraniana.

El propio Borodai ha planteado la posibilidad de alcanzar una tregua de dos o tres días en el este de Ucrania que permita los trabajos de recuperación en el lugar donde ha caído el avión de Malaysia Airlines.

Los rebeldes mantienen conversaciones con representantes de las autoridades centrales para permitir, por ejemplo, la llegada de organizaciones internacionales, según declaraciones de Borodai recogidas por la agencia rusa RIA Novosti.

Más información