Publicado 23/02/2021 17:56CET

La ONU pide a EEUU incluir a víctimas de abusos y violaciones de DDHH en su plan para cerrar Guantánamo

Archivo - Imagen de archivo del centro de detención de Guantánamo.
Archivo - Imagen de archivo del centro de detención de Guantánamo. - JOHN MOORE/GETTY IMAGES - Archivo

MADRID, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

Relatores de Naciones Unidas han pedido este martes a la Administración del presidente estadounidense, Joe Biden, que incluyan los abusos, violaciones de Derechos Humanos y malos tratos a los que se han visto sometidos los 40 detenidos que quedan en Guantánamo cuando desarrollen un plan para el cierre de la prisión.

En un comunicado, los expertos han aplaudido la decisión del Gobierno de tener en el punto de mira el cierre de las instalaciones y han reiterado su petición de acabar con la "impunidad" en el marco de la llamada "guerra contra el terror".

"A medida que se acerca el 20º aniversario del 11S, hacemos un llamamiento a la transparencia y la revisión de las operaciones y la legalidad de la prisión", han señalado poco después de que Biden anunciara que su Administración evaluará cómo cerrar Guantánamo, una promesa ya realizada por el expresidente Barack Obama.

Los expertos han indicado que muchos de los detenidos se encuentran en una situación vulnerable y son ahora ancianos cuya integridad física y mental "se ha visto comprometida por la privación de libertad y el sometimiento a torturas y tratos inhumanos". "Recordamos la necesidad de repudiar estas políticas y prácticas (...) para prevenir prácticas recurrentes que violan claramente el Derecho Internacional", han objetado.

Así, han aseverado que es esencial que aquellos que han sido víctimas de "desapariciones, detenciones arbitrarias y torturas" tengan una "reparación adecuada". "Muchos de los individuos que han sido retenidos en Guantánamo han vivido una experiencia kafkiana donde las leyes no importaban y se hacía un uso coercitivo y brutal de poder", han lamentado.

En este sentido, han recalcado la importancia de redistribuir a los presos que quedan en las instalaciones y han hecho hincapié en que "las democracias pueden hacerlo mejor".

"Estados Unidos debe claramente cerrar este oscuro capítulo de su historia y demostrar que está preparado no solo para cerrar la prisión sino para garantizar que estas prácticas no vuelven a llevarse a cabo ni quedan sin castigo alguno", han remachado.

Durante su mandato, Obama pretendía trasladar a algunos presos a territorio estadounidense, pero el Congreso le impidió disponer de los fondos necesarios para ello y estableció que, antes de liberar a un recluso, el Gobierno debe notificárselo a la comisiones parlamentarias.

Contador

Para leer más