Actualizado 05/06/2020 16:31:06 +00:00 CET

Pakistán vuelve a endurecer las restricciones en el país ante los constantes repuntes de contagios

Trabajos de desinfección en una mezquita de Pakistán durante la pandemia de coronavirus
Trabajos de desinfección en una mezquita de Pakistán durante la pandemia de coronavirus - Ppi/PPI via ZUMA Wire/dpa

El primer ministro recalca que el país "no puede soportar otro confinamiento"

ISLAMABAD, 5 (DPA/EP)

El Gobierno paquistaní ha vuelto a introducir medidas de restricción en varios puntos del país tras confirmar nuevos repuntes de contagios de coronavirus durante los últimos días en el territorio nacional, donde el número de casos totales ha rebasado ya los 90.000 y el de fallecidos ha superado el umbral de los 1.900.

Así, este viernes el Gobierno ha vuelto a ordenar la cuarentena de barrios enteros, el cierre de los comercios y multas para todo vehículo que incumpla las normas de circulación restringida, según han informado las autoridades.

Asimismo, tanto el Gobierno central como las administraciones regionales han impuesto el uso obligatorio de mascarillas en las principales ciudades del país, cuyos hospitales vuelven a estar desbordados por el incremento de casos diarios, una media de 3.500 esta semana, la mayor cifra desde el estallido de la epidemia a finales de febrero.

Según el último balance dado a conocer este viernes por el asesor sanitario del Gobierno afgano, Zafar Mizra, un total de 90.290 casos y más de 1.900 fallecimientos, con las provincias de Sindh y Punyab como epicentros de la pandemia (más de 30.000 casos cada una).

Las restricciones se han aplicado con especial severidad en Punyab, donde los mercados y los centros comerciales están completamente cerrados tras incumplir a lo largo de las últimas semanas las recomendaciones de seguridad más elementales, en palabras del ministro de la céntrica provincia, Aslam Iqbal.

La capital del país, Islamabad, tampoco se ha escapado de este endurecimiento de las restricciones. Al menos una decena de barrios de la ciudad se encuentran bajo cuarentena total tras constatar un repunte particular de los casos en las residencias de personas mayores, según el responsable de la administración local Hamza Shafqaat.

Todo esto ocurre cuando Pakistán se encuentra todavía a un mes de alcanzar el pico de la epidemia, según el jefe de la Agencia Nacional para la Gestión de Desastres, el general Mohamed Afzal.

Sin embargo, el primer ministro paquistaní, Imran Jan, ha vuelto a rechazar la posibilidad de un confinamiento, días después de argüir que, de haber dependido de él y no de los gobiernos provinciales, el país tampoco habría entrado en el primero debido a su impacto económico.

PAKISTÁN "NO PUEDE SOPORTAR OTRO CONFINAMIENTO"

"Este país no puede soportar otro confinamiento", ha señalado, antes de detallar que el país ha perdido 800.000 millones de rupias paquistaníes (alrededor de 4.300 millones de eruos) a causa de la pandemia, según ha informado la cadena de televisión Geo TV.

Asimismo, ha destacado que Pakistán "fue el único país musulmán que mantuvo abiertas las mezquitas" durante el mes de Ramadán y ha agregado que en el país "no hubo un brote" por ello. "Ahora vemos como abren las mezquitas en todo el mundo", ha manifestado.

Jan ha argüido además que el país "ha permanecido seguro" gracias a las medidas de las autoridades y ha comparado la situación con la vivida en Reino Unido, Italia y España, donde "murieron entre 1.500 y 2.000 personas cada día", si bien estas cifras no fueron alcanzadas en estos países.

"En Pakistán, durante los últimos tres meses, hemos registrado 1.750 muertos y, por supuesto, la cifra (de muertos diarios) ha aumentado, lo que sabíamos que pasaría si reducíamos el confinamiento", ha argumentado, al tiempo que ha incidido en que "si se entra en confinamiento, hay que recordar que el impacto caerá siempre sobre las personas pobres".

"En Estados Unidos, el país más rico del mundo, la gente hizo cola para recibir comida. Nadie lo hubiera imaginado. La pobreza ha aumentado en todo el mundo a causa del coronavirus", ha señalado Jan, quien ha señalado que en los países que ya tenían altas tasas de pobreza "el confinamiento ha causado un caos total".

Para leer más