Los partidos de la Alianza conservadora rechazan el plan de Kristersson para gobernar Suecia

Ulf Kristersson
REUTERS / TT NEWS AGENCY
Publicado 13/10/2018 16:00:41CET

El líder del Partido Moderado había planteado una ruptura de la Alianza para llevar al poder al centro-derecha

ESTOCOLMO, 13 Oct. (Reuters/EP) -

El Partido Liberal y el Partido de Centro de Suecia han anunciado este sábado que no apoyan la propuesta del líder moderado, Ulf Kristersson, para romper 'de facto' la Alianza de centro-derecha y construir un gobierno a la carta, en el que no necesariamente tengan que estar representados todas las formaciones conservadoras.

Kristersson, del Partido Moderado, tiene en sus manos el encargo de formar gobierno después de que la Alianza conservadora que comparte con democristianos, centristas y liberales se quedase solo un escaño por detrás del bloque de centro-izquierda encabezado por el Partido Socialdemócrata.

El hecho de que ninguno de los dos bloques obtuviese una mayoría suficiente ha sumido al país en un proceso de negociación en el que Kristersson lanzó el viernes un órdago planteando que no todos los partidos de la Alianza tendrían por qué formar parte del nuevo Gobierno.

De esta forma, intenta evitar las reticencias que genera entre ciertas formaciones el posible apoyo colateral de grupos como Demócratas Suecos, una formación ultraderechista que obtuvo en los últimos comicios un resultado sin precedentes y que puede terminar siendo clave a la hora de aprobar o rechazar el futuro gabinete.

"Ni los Demócratas Suecos ni el Partido de Izquierda tendrían influencia sobre la dirección política del Gobierno", explicó Kristersson el viernes en un mensaje de Facebook con el que quería romper el actual estancamiento antes de que venza el plazo de negociaciones la próxima semana.

Sin embargo, la idea no ha gustado al líder del Partido Liberal, Jan Bjorklund, que no se siente "preparado" para permitir que "un gobierno de moderados y democristianos tome el poder". Su principal reproche a Kristersson pasa por el enfoque que ha dado al diálogo, al considerar que no ha tenido en cuenta las negociaciones "transfronterizas" y ha descartado un acercamiento con los socialdemócratas.

Por su parte, la líder del Partido de Centro, Annie Loof, se ha sumado también a la cancelación de la propuesta. "Todavía queremos un gobierno de coalición, pero necesitamos cooperar para salvar la división política, porque de lo contrario estaremos entregando el poder a los Demócratas de Suecia. Cualquier alianza con menos de cuatro partidos no es una coalición", ha dicho.

CRÍTICAS DE LA ULTRADERECHA

El ministro de Justicia, Morgan Johansson, ha considerado que Kristersson muestra con la propuesta "su verdadera cara", dando a entender que el nuevo Gobierno terminaría siendo rehén de la ultraderecha. Si ningún partido del bloque de centro-izquierda apoya al líder moderado, este necesitaría al menos la abstención de Demócratas Suecos en el Riksdag (Parlamento).

El líder de Demócratas Suecos, Jimmie Akesson, ha basado su discurso desde las elecciones en que no apoyarán a ningún Gobierno que no les permita influir en términos políticos, por lo que "por supuesto" tampoco están dispuestos a dar el visto bueno a la última iniciativa de Kristersson.

"Nos parece completamente absurdo permitir un Gobierno que proclama claramente que no nos permitirá tener ninguna influencia", ha señalado Akesson.

Contador