Publicado 28/07/2015 21:24CET

La Policía de Bangladesh detiene a ocho milicianos islamistas

DACA, 28 Jul. (Reuters/EP) -

La Policía de Bangladesh ha arrestado esta semana a ocho presuntos milicianos, incluido el jefe del grupo ilegalizado Jamaat ul Mujahideen, en un paso más de la autoridades del país en la represión contra el extremismo islámico.

"Durante las redadas (de anoche) arrestamos a seis milicianos, incluido el líder de la organización islamista Jammat ul Mujahideen", ha explicado este martes un portavoz de la Policía de Daca, Monirul Islam, con lo que la cifra de los detenidos se eleva a ocho esta semana. Estaban conspirando para "matar a personalidades importantes del Estado y liberar a sus líderes de la cárcel", ha añadido.

La Policía ha informado que están comprobando si alguno de los ocho arrestados esta semana tiene vínculos con el terrorismo de Siria e Irak. "Estamos verificando si hay alguna conexión con Estado Islámico", ha explicado Islam. Además, las Fuerzas de Seguridad han incautado explosivos y otros materiales usados para fabricar bombas durante las redadas de anoche en los escondites de los milicianos en la capital.

En mayo, las fuerzas de seguridad detuvieron a tres supuestos miembros de Estado Islámico, entre los que se encontraba un gerente de tecnologías de la información de una empresa subsidiaria de Coca Cola en Daca, en medio del aumento del temor de que el grupo terrorista extienda su influencia al sur de Asia.

El Gobierno de Bangladesh, un país de mayoría musulmana y con una población de 160 millones de personas, ha puesto el objetivo en los milicianos islamistas después de que unos hombres mataran a machetazos a tres críticos del extremismo religioso, entre ellos el bloguero estadounidense Avijit Roy. La Policía ha arrestado este mes a 12 presuntos milicianos, incluyendo al jefe de Al Qaeda en el país, a quien se le atribuyen una serie de ataques en Bangladesh y en Pakistán como el que acabó con la vida de Roy.

Se pensaba que la actividad del grupo Jamaat ul Mujahideen se había reducido al ser reprimido por las autoridades bangladeshíes después de que detonase casi 500 bombas en todo el país casi de forma simultánea en un solo día en 2005. Sin embargo, posteriormente, sus milicianos llevaron a cabo ataques contra varios juzgados, matando a 25 personas y dejando cientos de heridos.

En octubre, las autoridades indias destaparon la conspiración contra la primera ministra de Bangladesh, Sheij Hasina, tras la muerte de dos miembros del grupo en una explosión mientras fabricaban bombas en el estado de Bengala Occidental, el cual limita con Bangladesh.

Para leer más