La Policía de Mozambique pide ayuda a los locales para capturar a los cabecillas de una naciente insurgencia islamista

La policía mozambiqueña patrulla por las calles
REUTERS PHOTOGRAPHER / REUTERS - Archivo
Publicado 14/08/2018 2:11:32CET

MAPUTO, 14 Ago. (Reuters/EP) -

Las fuerzas de seguridad de Mozambique han identificado a seis hombres que consideran "cabecillas" de una naciente insurgencia islamista que ha matado a más de 100 personas en el norte del país y han pedido ayuda a la población local para capturarles, según ha informado este lunes la agencia de noticias Lusa.

Bernardino Rafael, jefe de Policía, ha asegurado que Abdul Faizal, Abdul Remane, Abdul Raim, Nuno Remani, Ibn Omar y un sexto conocido como Salimo, lideraron los ataques en Cabo Delgado, una provincia pobre en la frontera con Tanzania, donde las empresas desarrollan uno de lo mayores hallazgos de gas en una década.

Los nombres son la primera señal de que las autoridades tienen información detallada sobre las personas involucradas en los ataques que comenzaron en octubre de 2017 y han crecido hasta convertirse en el posible comienzo de una amenaza islamista. Anteriormente, las autoridades solo decían que los ataques habían sido perpetrados por "desconocidos".

La medida también se produce cuando fuentes de seguridad aseguran que las fuerzas de Mozambique están llevando a cabo una serie de grandes ofensivas para intentar debilitar fatalmente a la insurgencia.

"Consideramos que estos son los cabecillas", ha afirmado Rafael durante una visita a Pemba, la capital de Cambo Delgado. "Pedimos a cualquier persona que tenga alguna información posible que pueda llevar a la captura de estas personas que hemos indicado, se pongan en contacto con la Policía de la República de Mozambique", ha aseverado.

El grupo detrás de los ataques se denomina Ahlu Sunnah Wa-Jama, o "seguidores de la tradición profética". Su objetivo es imponer una forma radical del islam como antídoto contra lo que considera una norma corrupta y elitista que ha ampliado la enorme desigualdad. Sus actividades han sido comparadas con el inicio de Boko Haram en Nigeria.