La Policía palestina libera al empresario detenido por asistir a la conferencia de EEUU en Bahréin

Publicado 30/06/2019 12:06:59CET
Bandera de Palestina
Bandera de Palestina - MAX ROSSI / REUTERS - Archivo

La familia del sospechoso asegura que fue a una boda, no a la presentación de la parte económica del plan de paz de EEUU

JERUSALÉN, 30 Jun. (Reuters/EP) -

La Autoridad Palestina puesto en libertad este domingo al empresario palestino detenido por participar supuestamente en la conferencia económica celebrada recientemente en Bahréin y patrocinada por Estados Unidos para impulsar el desarrollo palestino como primer punto para un acuerdo de paz con Israel. Sin embargo, la familia del detenido asegura que viajó para asistir a una boda.

Se trata de Salá Abú Miala, originario de la ciudad cisjordana de Hebrón, según recogen el diario israelí 'Haaretz' y la cadena de televisión pública isarelí Kan. Abú Miala fue detenido en la noche del viernes al sábado.

"Salá fue ayer a la celebración de una boda de un familiar y después desapareció. Desde entonces no le hemos visto", ha explicado el hermano del detenido en declaraciones bajo condición de anonimato a la agencia de noticias Reuters. El hermano ha asegurado que no se ha presentado ningún agente en la casa de Abú Miala.

La liberación del detenido fue confirmada por el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, quien precisó que había sido puesto en libertad gracias a "las presiones de Estados Unidos".

El enviado de Estados Unidos a Oriente Próximo, Jason Greenblat, se ha congratulado también por la liberación del palestino. "Esperamos seguir conversando con todos los que acudieron a la conferencia y deseen un futuro mejor para los palestinos", ha escrito en su cuenta de Twitter.

Los escasos empresarios palestinos que han participado en la conferencia de Bahréin han sido calificados de "colaboracionistas" por las autoridades palestinas, que rechazaron la iniciativa por considerarla un "chantaje".

La propuesta de Estados Unidos incluye la creación de un fondo de inversiones por 50.000 millones de dólares que aportarán en diez años los países árabes de la región para impulsar la economía palestina.

Sin embargo, las autoridades palestinas ya han rechazado la propuesta y han advertido de que cualquier solución pasa por un acuerdo político que resuelva el contencioso.