Actualizado 26/07/2021 23:44 CET

El presidente de Túnez destituye a los ministros de Defensa, Justicia e Interior

Un militar tunecino patrulla las calles del centro de la capital después de que el presidente, Kais Saied, anunciara la destitución del primer ministro, Hichem Mechichi, y la congelación del Parlamento.
Un militar tunecino patrulla las calles del centro de la capital después de que el presidente, Kais Saied, anunciara la destitución del primer ministro, Hichem Mechichi, y la congelación del Parlamento. - JDIDI WASSIM / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

Saied ordena un toque de queda hasta el 27 de agosto y prohíbe las reuniones de más de tres personas en espacios públicos

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

El presidente de Túnez, Kais Saied, ha destituido este lunes a los ministros de Defensa y Justicia, Ibrahim Bartaji y Hasna Ben Slimane, respectivamente, así como al de Interior, Hisham Mishi, varias horas después de haber hecho lo propio con el primer ministro, Hichem Mechichi.

Los funcionarios públicos y otros encargados de la administración económica y organizativa que se desempeñan en los ministerios mencionados continuarán desempeñando sus labores hasta el nombramiento de los siguientes encargados de estas carteras, informa la agencia tunecina TAP, citando el decreto presidencial.

Horas después, en un nuevo decreto presidencial, Saied ha ordenado a partir de este lunes un toque entre las 19.00 y las 6.00, hora local, hasta el próximo 27 de agosto, salvo para aquellos ciudadanos que deban acudir de urgencia a centros médicos o aquellos que trabajen en horario nocturno. También se establece la prohibición de reuniones de más de tres personas en espacios públicos.

Al mismo tiempo, ha ordenado suspender desde este martes durante dos días el trabajo en las administraciones y departamentos públicos, tanto de carácter local, como nacional. Una medida que podría prolongarse, según otro de los decretos presidenciales que se han ido emitiendo a lo largo de este lunes.

No obstante, cada administración y ministerio están obligados a mantener un mínimo de trabajadores, todos ellos de rango inferior, y servicios mínimos para que presten servicios esenciales tanto de manera presencial, pero preferiblemente de forma telemática.

Quedan exentas de esta prohibición las fuerzas de seguridad públicas, las Fuerzas Armadas, los funcionarios de aduanas, los trabajadores del sistema de salud público y el personal docente de los centros de enseñanza a todos los niveles.

COMPROMISO CON EL RESPETO A LOS DERECHOS Y LIBERTADES

A lo largo de este lunes, Saied ha mantenido reuniones con representantes de la sociedad civil tunecina, a la que le ha recalcado su compromiso con la libertad y los derechos fundamentales, informa la agencia TAP haciéndose eco de las declaraciones de la presidenta Unión Nacional de Mujeres Tunecinas, Radhia Jeribi.

En un encuentro en el que también han estado presentes los sindicatos del país, Jeribi ha contado que Saied ha subrayado que estas medidas son de carácter "coyuntural" y que se han tomado "por la peligrosa situación" que se vivía en el país a nivel político, económico, social y sanitario.

Saied les ha hecho saber, cuenta, "que no podía quedarse de brazos cruzados frente a la podrida situación política en el Parlamento, el creciente estado de tensión social y el deterioro de la situación sanitaria, económica y social" y ha añadido "que no hay forma de volver a la represión", y ha descartado en todo momento que hubiera planeado un golpe de Estado.

Aunque la Constitución de Túnez no permite la disolución del Parlamento, sí avala la suspensión de sus funciones durante un periodo de 30 días, algo a lo que se ha acogido el presidente del país para justificar su decisión.

La decisión del presidente tunecino llegó después de la jornada de protestas del domingo las principales ciudades del país contra la gestión del Gobierno de Mechichi de la crisis sanitaria y la económica, ahondada aún más por la pandemia del coronavirus.

Desde primeras horas de este lunes, seguidores del partido islamista Ennahda y del presidente Saied han protagonizado enfrentamientos frente al Parlamento tras la decisión del mandatario de suspender el órgano legislativo y cesar Mechichi. Aunque por el momento las protestas han transcurrido sin mayores incidentes.

El presidente afirmó además que esta decisión implica la retirada de la inmunidad de los parlamentarios y dijo que asumiría la presidencia de la Fiscalía para proceder a aquellos que tengan casos pendientes, en el marco de una serie de decisiones "para salvar Túnez, el Estado y el pueblo tunecino", según sus palabras.

Como respuesta a esta decisión de Saied, el líder de Ennahdha y presidente del Parlamento congelado, Rached Ghannouchi, ha publicado un mensaje en sus redes sociales en el que tilda este movimiento de "golpe de Estado" y ha invitado a miembros de su partido y a la población del país a "combatirlo".

Para leer más