Publicado 25/04/2016 21:01CET

Rania de Jordania visita a los refugiados en Lesbos

Rania de Jordania visita un campo de refugiados en Lesbos
REUTERS

LESBOS, 25 Abr. (Reuters/EP) -

La reina Rania de Jordania ha visitado este lunes a los refugiados del campo Kara Tepe establecido en la isla griega de Lesbos. El objetivo de la visita era poner de relieve la situación de las personas que, según sus palabras, "han visto un horror indecible y experimentado una tragedia impensable". A su paso, los refugiados aplaudían y se hacían fotos con ella.

Aproximadamente más de un millón de personas han llegado a Europa huyendo del conflicto y la pobreza en Oriente Próximo, Asia y África, en lo que es la mayor crisis migratoria desde la Segunda Guerra Mundial.

Jordania ha acogido a más de 630.000 refugiados sirios registrados con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), de los cuales la mayoría viven en condiciones de pobreza fuera de los campamentos, según han denunciado grupos defensores de los Derechos Humanos. Por otro lado, hay más de 4.000 refugiados e inmigrantes viviendo en Lesbos, y la mayoría detrás de una alambrada de un campamento militar en desuso.

"Es imposible entender la magnitud de esta crisis si no vienes a verla cara a cara", ha comentado Rania a los periodistas tras hablar con algunas mujeres que viven en el campamento. "Esta gente ha ido de sufrimiento en sufrimiento, y no paro de oírles decir que si tuvieran opción estarían en su casa y no aquí", ha añadido.

Aproximadamente 850 personas, la mayoría familias, viven en el campo de refugiados de Kara Tepe, el mismo donde la semana pasada el Papa acogió a 12 refugiados tras su visita a la isla.

Para detener el flujo de inmigrantes y refugiados que llegan a Europa, la Unión Europea y Turquía firmaron un acuerdo en marzo por el que este país se compromete a acoger a los inmigrantes que no están cualificados para recibir asilo. Unas 8.000 personas podrían ser devueltas a Turquía próximamente si rechazan sus peticiones de asilo.

Este acuerdo ha sido muy criticado por grupos defensores de los Derechos Humanos y ACNUR, que cuestionan sus bases legales y morales y que además declaran que Turquía no es un país seguro para los refugiados.

Jordania, un país que forma parte de la coalición liderada por Estados Unidos que bombardea Siria, siempre se ha mostrado dispuesta a apoyar a los refugiados, aunque también ha recibido críticas por parte de sus aliados occidentales y ACNUR, ya que en su frontera con Siria, hay miles de refugiados que no reciben ayuda alguna.

Para leer más