Los rebeldes sirios se hacen con el control de Jarablus con el apoyo de las fuerzas turcas

Actualizado 24/08/2016 22:17:14 CET

El Gobierno de Bashar al Assad y los kurdos critican la incursión turca

MADRID, 24 (EUROPA PRESS)

El Ejército Libre Sirio (ELS), una coalición rebelde, se ha hecho con el control de la localidad de Jarablus, tras una fuerte ofensiva apoyada por Turquía y Estados Unidos, según ha anunciado la agencia de noticias Anatolia.

El ELS ha lanzado a primera hora del miércoles "una gran operación para liberar Jarablus del Estado Islámico" y eliminar además "la amenaza que suponen otros grupos aliados al régimen de Bashar al Assad en la zona", de acuerdo con un comunicado.

El avance rebelde ha contado con el apoyo de Turquía. Una columna de una decena de vehículos militares turcos han cruzado la frontera, apoyados por la aviación, en una operación militar bautizada como 'Escudo del Éufrates'.

La ofensiva del ELS también ha recibido el respaldo de Estados Unidos. Según fuentes estadounidenses citadas por Reuters, aviones de combate norteamericanos A-10 y F-16 han descargado hasta ocho rondas de proyectiles sobre los milicianos de negro.

Tras varias horas de combate, el ELS se ha hecho con el control total de Jarablus, de acuerdo con militares turcos y rebeldes sirios consultados por Anatolia. Al menos un miembro del ELS ha muerto y diez han resultado heridos, mientras que del lado turco no habría bajas.

Jarablus permanece ahora en calma, según estas mismas fuentes, pero las fuerzas opositoras siguen en alerta porque temen que los remanentes de la organización terrorista intenten varios atentados suicidas para recuperar la plaza.

En su avance hacia Jarablus, el ELS ha tomado también cuatro localidades vecinas. "El DAESH se ha retirado de varios municipios y se dirige ahora al sur, hacia la localidad de Al Bab", ha contado a Reuters Failaq al Sham, comandante rebelde.

Los milicianos de negro ya comenzaron a evacuar Jarablus la semana pasada, previendo que las tropas opositoras lanzarían una gran ofensiva tras capturar Manbij, uno de los principales bastiones del Estado Islámico en la frontera siria con Turquía, que cayó la semana pasada.

El ELS busca arrebatar a la organización terrorista los últimos territorios que controla en la línea limítrofe, lo que supondría una victoria clave, porque la mayoría de los suministros para los yihadistas llegan a través de la frontera turca.

INTERVENCIÓN TURCA

'Escudo del Éufrates' es la mayor incursión de Turquía en Siria. El único precedente de despliegue de tropas turcas fue la misión de 2015 para salvaguardar la tumba de la figura otomana Suleiman Shah. Hasta ahora, las fuerzas turcas se habían limitado a lanzar bombardeos esporádicos en apoyo de los turcomanos, sirios de ascendencia turca.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha explicado este miércoles que el objetivo es expulsar al Estado Islámico y a las Unidades de Protección Popular (YPG) --brazo armado del principal partido kurdo de Siria-- de la frontera.

"Sea el DAESH o las YPG, son organizaciones terroristas", ha dicho Erdogan en una rueda de prensa desde Ankara. "Que una organización terrorista combata a otra organización terrorista no la hace inocente", ha subrayado, en alusión a las YPG.

Turquía vincula a los kurdos con los rebeldes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), a los que considera una organización terrorista --igual que la UE y Estados Unidos-- y combate desde hace décadas en el sureste del país.

Sin embargo, los kurdos han sido durante los últimos años la principal arma de Occidente, sobre todo de Estados Unidos, contra los terroristas del Estado Islámico, que han logrado instaurar un 'califato' en la franja norte de Siria e Irak.

El gran avance que las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), coalición rebelde de la que forman parte las YPG, han realizado en las últimas semanas en el norte de Siria ha activado las alarmas de Turquía, que teme que el peso militar de los kurdos sirios les dé la autonomía territorial que reclaman desde hace años para el norte del país.

El primer ministro turco, Binali Yildirim, ha subrayado este miércoles que no permitirá que los kurdos logren una entidad propia en Siria. "No habrá un corredor kurdo. No habrá una entidad separada en la frontera turca. Habrá una Siria unida", ha sostenido.

El Gobierno turco ha advertido de que la operación militar continuará hasta "neutralizar" las amenazas contra la seguridad nacional. "Haremos lo que sea necesario", ha enfatizado el ministro de Exteriores, Mevlut Cavusoglu.

"FLAGRANTE AGRESIÓN"

El Ministerio de Exteriores de Siria, por su parte, ha condenado lo que ha considerado una violación de la soberanía e integridad territorial del país para sustituir al Estado Islámico por "otros grupos terroristas".

En la misma línea, Redur Xelil, portavoz de las YPG, ha denunciado una "flagrante agresión" por parte de Turquía, que ha achacado a la alineación de los intereses de Ankara con los de Irán y el Gobierno de Al Assad. Salé Muslim, líder de las YPG, ha advertido a las autoridades turcas de que se están metiendo en "un atolladero".