Reino Unido anuncia el envío de más tropas de entrenamiento a Irak para ayudar a combatir al Estado Islámico

Actualizado 08/12/2014 0:41:24 CET

El ministro de Defensa británico, Michael Fallon, en una visita a Bagdad: "Se trata de algo muy urgente"

BAGDAD, 5 Nov. (Reuters/EP) -

Reino Unido aumentará el número de tropas de entrenamiento en Irak en las próximas semanas para apoyar las Fuerzas Armadas iraquíes en la lucha contra los milicianos del Estado Islámico, según ha informado el ministro de Defensa del Gobierno, Michael Fallon, este miércoles en una visita a Bagdad.

Reino Unido había anunciado el mes pasado el despliegue de un equipo de entrenamiento a Irak para ayudar a los soldados kurdos peshmerga al mantenimiento y uso de maquinaria pesada de combate contra los milicianos radicales.

Además, los aviones británicos han participado en los ataques liderados por Estados Unidos contra el Estado Islámico, responsable de la muerte de dos cooperantes británicos y de dos periodistas norteamericanos.

Michael Fallon, que mantenido un encuentro con altos cargos del Gobierno iraquí durante su visita a Bagdad, ha dicho que los detalles de la misión se darán a conocer pronto.

"Tenemos un pequeño número de personas en Irak. Ahora buscaremos cómo podemos fortalecer esto, el trabajo de enlace que estamos desarrollando entre los ministros y las agencias de seguridad iraquíes", ha explicado Fallon en rueda de prensa. "Se trata de algo muy urgente. Lo llevaremos a cabo en las próximas semanas. Es lo que nos han pedido", ha añadido.

Estados Unidos ha destinado miles de millones de euros al entrenamiento y la financiación de las fuerzas de seguridad iraquíes durante la ocupación del país tras la caída de Sadam Husein en 2003.

La calidad de estos entrenamientos fue cuestionada cuando cientos de milicianos del Estado Islámico ocuparon el norte de Irak en junio sin encontrar apenas resistencia. El Ejército iraquí se desmoronó en cuanto comenzó la ofensiva, y dejó armas y tanques que la escisión de Al Qaeda ha usado en sus atentados.

Los ataques aéreos contra el Estado Islámico que varios países occidentales han realizado tras la decapitación de varios prisioneros han frenado el avance de los milicianos. Pero tanto los jefes del Ejército iraquí como sus aliados creen que el grupo solo podrá ser derrotado si las fuerzas de seguridad de Irak refuerzan su poder, algo que tardará tiempo.

Además del entrenamiento extra, Fallon ha dicho que Reino Unido busca rellenar huecos en el equipamiento militar iraquí. "Vamos a entregar más suministros: munición para armas automáticas, prismáticos, paquetes de primeros auxilios", ha dicho durante una visita a una zona donde los soldados británicos del Regimiento de Yorkshire enseñan a los peshmerga kurdos a usar las armas de fuego británicas. "Estamos reforzando nuestro compromiso de entrenar y suministrar tanto armas como munición", ha añadido Fallon.

MASACRES, SECTARISMO

Además de poca visibilidad en el campo de batalla, el sectarismo dificulta el trabajo de las fuerzas de seguridad. A las puertas de la zona fortificada de Bagdad donde se encontraba Fallon, unos soldados mostraban abiertamente chapas en sus uniformes que revelaban su pertenencia a la mayoría chií.

Fallon ha dicho que Reino Unido compartirá la experiencia enbombas de carretera y coches bomba y que adquirió en la guerra contra los talibán en Afganistán. "Contamos con algunos especislistas que pueden contribuir de esta manera. Estamos estudiando además cómo entrenar direcamente a las tropas iraquíes en este sentido", ha dicho.

Estos últimos días, los milicianos islamistas han asesinado a más de 300 miembros de una tribu musulmana suní en la provincia de Anbar, en el oeste del país.

El Gobierno iraquí espera que la población de este área ayude al Ejército en la lucha contra los insurgentes. Estados Unidos quiere que las dos mayorías religiosas de Irak recuperen la alianza que formaron durante la ocupación de Estados Unidos hace diez años y que ayudó a terminar con Al Qaeda.

Sin embargo, la desconfianza de la Administración, chií, y las tribus suníes crece. La tribu de Albu Nimr ha dicho que tanto el Gobierno como el ejército han ignorado varias veces las peticiones de ayuda cuando los insurgentes suníes tomaron su pueblo. Fallon ha dicho que los Albu Nimr, que han luchado contra el Estado Islámico durante semanas, es un ejemplo a seguir para el resto de tribus.

"Todas las pérdidas son lamentables. Incluso las que demuestran que las tribus están luchando contra el Estado Islámico y quieren expulsarlos de sus ciudades y sus territorios", ha dicho.

Fallon también ha informado de que la estrategia militar en Siria será menos intensa que en Irak. "Lo que hemos hecho es dar un paso en la vigilancia en Siria y etsamos buscando otras formas de ayudar a moderar las tropas sirias, como las comunidades que se defienden a sí mismas".