Publicado 09/01/2016 19:49CET

Retirados cientos de soldados congoleños de República Centroafricana tras las violaciones

BANGUI, 9 Ene. (Reuters/EP) -

El portavoz de la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de las Naciones Unidas en la República Centroafricana (MINUSCA), Vladimir Monteiro, ha confirmado este sábado que se procederá a la retirada de cientos de efectivos de origen congoleño del contingente tras no aprobar una evaluación interna.

"Se confirma que la unidad del Congo se retirará de MINUSCA", ha señalado el portavoz, Monteiro. "El contingente se marchará y no tendrá un reemplazo", ha añadido.

Monteiro ha evadido las preguntas acerca de cómo podría afectar esta decisión a la seguridad del país y ha señalado que se producirá un nuevo anuncio al respecto la semana que viene.

La evaluación sobre las tropas congoleñas, como ya había señalado previamente un portavoz del organismo en Nueva York, se ha producido sobre su equipo, sus procedimientos y la preparación en general del contingente, que suma 809 efectivos del total de 11.000 desplegados por la ONU.

Además, el organismo internacional ha confirmado este mes que investigaba nuevas acusaciones de violación de menores por los militares congoleños, que se suman a las ya realizadas en agosto contra tres soldados de esta unidad que supuestamente habrían violado a tres ciudadanas centroafricanas, una de las cuales era menor.

Francia, por su parte, también ha señalado que cuando finalice la transición democrática del país africano retirará a sus cerca de 2.000 efectivos.

Pese a que los primeros nueve meses del año transcurrieron en una relativa normalidad y calma, en septiembre estalló una nueva ola de violencia en el país tras el asesinato de un taxista musulmán que se saldó con la muerte de al menos 130 personas, así como con 447.500 desplazados.

Los centroafricanos y la comunidad internacional esperan que las próximas elecciones presidenciales del 31 de enero sirvan para restaurar el orden constitucional roto hace dos años con la llegada al poder de la alianza musulmana Sélèka mediante un golpe de Estado.

Los rebeldes accedieron a dar paso a un Gobierno de transición en 2014, pero entonces empezaron los ataques de represalia de los cristianos 'antibalaka' por los abusos cometidos contra esta comunidad.