Actualizado 27/02/2006 09:31 CET

Sáhara.- El Frente Polisario conmemora hoy los 30 años de la proclamación de la RASD

La entidad saharaui celebra en el 'territorio liberado' de Tifariti una reunión marcada por las recientes inundaciones sobre Tinduf

MADRID, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

Hoy, 27 de febrero de 2006, se cumplen 30 años de la proclamación de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) por parte del Frente Polisario coincidiendo con la salida oficial aquel día del último representante colonial de España en el Sáhara.

La entidad saharaui ha organizado estas últimas tres décadas la vida en los campamentos de refugiados de Tinduf de alrededor de 150.000 seguidores que huyeron de la antigua colonia española cuando Marruecos y Mauritania ocuparon el Sáhara.

En esta ocasión, la celebración se realizará en el 'territorio liberado' de Tifariti, ciudad del este del territorio saharaui, que está ocupada por el Polisario más allá del muro de separación como fruto del cese de hostilidades que firmó en 1991 con Marruecos bajo los auspicios de la ONU.

La denominada 'Marcha Verde' de noviembre de 1975 por parte de Hassan II de Marruecos sobre el entonces Sáhara español desencadenó la salida de la colonia por orden del Gobierno de Madrid, un acontecimiento que aceleró la irregular descolonización de este territorio de 266.000 kilómetros cuadrados cuyo conflicto aún está lejos de terminar.

El proceso histórico que culminó en la 'Marcha Verde' comenzó con el ingreso de España en la ONU en 1955, que obligó a nuestro país a someterse a los principios del organismo en materia de descolonización.

La presión de la ONU a lo largo de los años sesenta obligó a España a aceptar una breve fase de autonomía para su provincia y a fijar para 1975 la celebración del referéndum de autodeterminación. Mientras, una parte de los saharauis decidió tomar las armas y constituir, en mayo de 1973, el Frente para la Liberación de Saguia el Hamra y Río de Oro (Frente Polisario), liderado por Mustafá Sayed.

El 12 de mayo de 1975, una Comisión de Investigación de la ONU llegaba al territorio saharaui y comprobaba que "el Polisario es la única fuerza política dominante en el territorio y que la inmensa mayoría del pueblo desea la independencia". Pero las circunstancias creadas en España por la enfermedad de Franco y la confusión del "interregno", facilitaron, el 6 de noviembre de 1975, la 'Marcha Verde' por parte de Marruecos, al tiempo que Mauritania lanzaba desde el sur a su Ejército en un plan organizado para repartirse con Marruecos el territorio.

Tras la tenaza política y militar marroquí y mauritana, se produjo la huida masiva de población civil saharaui, que fue atacada con 'napalm' y fósforo blanco por parte de la aviación marroquí, según denunciaron fuentes próximas al Polisario. El 14 de noviembre de 1975, España firmó los Acuerdos Tripartitos de Madrid, por los que entregaba el control territorial (que no la soberanía) a Marruecos y Mauritania. En agosto de 1979, Marruecos se hizo con la totalidad del territorio tras la renuncia de Mauritania a su parte.

En la noche de 26 de febrero de 1976, España finalizaba su presencia colonial en el Sahara y el 27 de febrero de 1976, el Frente Polisario proclamaba la República Arabe Saharaui Democrática, reconocida en noviembre de 1984 por la mayoría de países de la Organización para la Unidad Africana (OUA) y en la actualidad por alrededor de medio centenar de Estados de todo el mundo.

Durante este período de conmemoración, comenzó el éxodo de grandes cantidades de refugiados saharauis que se establecieron en campamentos en la desértica región argelina de Tinduf, mientras se multiplicaban las violaciones de Derechos Humanos cometidas por Marruecos contra activistas saharauis.

PLAN DE PAZ Y REFERENDUM

Tras varios años de esporádicos enfrentamientos militares, Rabat y el Polisario aceptaron, en agosto de 1988, un Plan de Paz propuesto por la ONU para un alto el fuego y la organización de un referéndum. Hasta tres años más tarde no se empezó a adoptar el Plan, con la creación en abril de 1991 de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sahara Occidental (MINURSO) y la llegada de los 'cascos azules' en septiembre.

En estos casi quince años, el referéndum ha sido constantemente aplazado por diferencias entre los criterios que se deberían aplicar para la identificación de los votantes. Mientras el Polisario siempre ha considerado que sólo los 74.000 saharauis (y sus familiares) censados en 1974 por España deberían poder votar, Marruecos pretendió inscribir a otras 170.000 personas no incluidas en aquel censo y persiste en rechazar cualquier cuestionamiento sobre la "marroquinidad" del territorio.

El mandato de la MINURSO se ha ido renovando periódicamente desde su establecimiento. La última de las prórrogas fue el pasado 31 de octubre, que extendió el mandato de la misión de la ONU otros seis meses más hasta abril de 2006. El holandés Peter van Walsum es el último enviado especial del secretario general de la ONU, Kofi Annan, para la región ya que el cargo lo asumió el pasado 1 de agosto en sustitución del peruano Alvaro de Soto, quien había ocupado dicho puesto a finales de 2004 tras la dimisión del norteamericano James Baker.

"POSICIONES CASI IRRECONCILIABLES"

El que fuera embajador de Países Bajos ante Naciones Unidas realizó su primera gira por la zona el pasado mes de octubre. Al término de ella, Van Walsum aseguró que el conflicto "se caracteriza por una contradicción" en la que las posiciones son casi irreconciliables", aunque indicó que todas las partes implicadas "sólo desean una cosa, que la cuestión se solucione".

La principal iniciativa de paz desde el alto el fuego de 1991 corrió a cargo de Baker con dos propuestas de paz que presentó a las partes en 2002 y 2003. El llamado 'Plan Baker II' preveía instaurar en el Sáhara Occidental una autonomía y, al cabo de cinco años, celebrar un referéndum sobre la posible independencia.

Mientras el Frente Polisario y Argelia dieron su visto bueno a la propuesta, Marruecos lo rechazó en su conjunto al ponerse en cuestión al término de ese período de cinco años su soberanía sobre el territorio.

En contrapartida, Rabat expresó en octubre de este año a Van Walsum su disposición a negociar, en el marco de la ONU, una autonomía para el territorio y añadió la novedad de cumplir con la "exigencia democrática" de someter a votación dicho estatuto autonómico.

ESPAÑA NO ENTREGÓ LA SOBERANÍA

Por su parte, España reafirmó recientemente que la Declaración de Madrid del 14 de noviembre de 1975 no traspasó la soberanía de la hasta entonces colonia del Sáhara, aunque reconoció que Marruecos es en la actualidad la potencia administradora del territorio ya que ejerce la administración "de facto y sin contestación oficial de Naciones Unidas".

En este sentido, manifestó en una respuesta parlamentaria que "no sería incorrecto" describir a Marruecos como potencia administradora o administrativa, "ya que ejerce la administración del Sáhara Occidental de facto y sin contestación oficial de Naciones Unidas, sin perjuicio de que la cuestión de la soberanía esté pendiente de definición a través del ejercicio de la autodeterminación".

De este modo, se justificó que el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, emplease recientemente la expresión "potencia administradora" para Marruecos, debido a que reflejó una "situación real", al igual que lo ha hecho en distintas ocasiones la Secretaría General de la ONU o el propio secretario general, Kofi Annan, como por ejemplo en el párrafo 19 de su informe del 24 de abril de 2001.