Segunda cadena perpetua para el neonazi James Fields por el ataque contra manifestantes en Charlottesville

Publicado 15/07/2019 21:50:02CET

NUEVA YORK, 15 Jul. (EUROPA PRESS) -

El neonazi James Fields Jr. ha sido condenado este lunes a una segunda cadena perpetua por la muerte de una mujer y por causar heridas a decenas de personas más cuando embistió con su coche a un grupo de manifestantes contra el supremacismo blanco en Charlottesville en 2017.

El juez Richard Moore de Charlottesville ha condenado a Fields a cadena perpetua y a 419 años más de prisión, además de a 480.000 dólares en multas, manteniendo así la recomendación del jurado del caso.

El mes pasado un tribunal federal ya condenó a Fields, de 22 años, a una cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional tras declararse este culpable de 29 delitos federales de odio después de alcanzar un acuerdo con la Fiscalía por la que se retiraba la acusación por un delito que podría haberle deparado la pena de muerte.

Un grupo de personas se ha concentrado frente al tribunal de Virginia este lunes para conocer la sentencia del juez Moore. "Esperamos que la sentencia de hoy sirva como primer paso para que intenten empezar a sanar", ha apuntado el abogado Joseph Platania en declaraciones a la radio pública estadounidense NPR.

El jurado ya condenó a Fields en diciembre por cargos estatales que incluyen el asesinato en primer grado por la muerte de la manifestante Heather Heyer. Además, contempló varios delitos de abandono de heridos, lesiones intencionadas y agravadas.

La Fiscalía ha argumentado que Fields actuó deliberadamente y con odio aportando fotografías, vídeos y mensajes en redes sociales. La defensa, en cambio, intentó el argumento de la defensa propia, de la enfermedad mental e incluso un psicólogo aseguró que se le había diagnosticado un trastorno bipolar y un desorden de personalidad esquizofrénica cuando era niño.

El atropello ocurrió cuando los manifestantes de ultraderecha protestaban contra la retirada de una estatua del general confederado Robert E. Lee. La noche anterior, los manifestantes supremacistas blancos habían protagonizado una marcha con antorchas en el campus de la Universidad de Virginia, cantando eslóganes antisemitas, lo que derivó en la convocatoria de contramanifestaciones.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se convirtió también en centro de las críticas después de afirmar que había gente buena "en ambos bandos". En el aniversario de los incidentes condenó "todo tipo de racismo y actos de violencia".

Para leer más