2 de abril de 2020
 
Publicado 23/03/2020 21:53:05 +01:00CET

Sudáfrica impondrá el jueves un confinamiento obligatorio durante 21 días por el coronavirus

El presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa
El presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa - Kay Nietfeld/dpa - Archivo

MADRID, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, ha anunciado este lunes la imposición del confinamiento en el país a partir del 26 de marzo y durante 21 días para hacer frente a la propagación del coronavirus en el país.

"Es una medida decisiva para salvar de la infección a millones de sudafricanos y salvar las vidas de cientos de miles de personas", ha explicado, en un mensaje televisado a la nación.

Ramaphosa ha reconocido que la medida "tendrá un impacto considerable sobre el sustento de la población, la vida de la sociedad y la economía", si bien ha argumentado que "el coste humano de aplazar esta acción sería mucho, mucho mayor".

Así, ha indicado que sólo podrán salir de sus casas los trabajadores sanitarios, el personal de emergencia, los miembros de las fuerzas de seguridad y "otras personas necesarias para la respuesta ante la pandemia".

Entre ellos figuran "los involucrados en la producción, distribución y suministros de comida y bienes de primera necesidad, los servicios bancarios esencial, los servicios de electricidad, agua y telecomunicación y los servicios de laboratorio y fabricación de productos médicos y de higiene".

Ramapahosa ha sostenido que "las personas no tendrán autorizado salir de caso bajo circunstancias estrictamente controladas, como recibir tratamiento médico, comprar comida, medicinas y otros suministros o recibir bonos sociales".

Asimismo, ha dicho que se localizarán "alojamientos temporales que cumplan con los estándares de higiene para aquellas personas sin hogar", mientras que "se están desinfectando lugares para la cuarentena y aislamiento de personas que no puedan estar confinadas en una casa".

El presidente sudafricano, que ha destacado que durante los últimos seis días el número de casos confirmados ha pasado de 61 a 402, ha reiterado que "el confinamiento a nivel nacional es necesario para interrumpir la cadena de transmisión (del virus) en la sociedad".

"Para garantizar que los hospitales no se ven saturados, se pondrá en marcha un 'sistema para una gestión centralizada' de pacientes para los casos graves un 'sistema primario descentralizado' para los leves", ha explicado.

OTRAS MEDIDAS

Por otra parte, Ramaphosa ha desvelado que los sudafricanos y residentes en el país que lleguen de "países de alto riesgo" serán puestos en cuarentena obligatoria durante catorce días.

"Los extranjeros que lleguen en vuelos de países de alto riesgo para los que emitimos una prohibición hace una semana no tendrán permiso para entrar", ha dicho, antes de agregar que los vuelos internacionales al aeropuerto de Lanseria --al noroeste de Johannesburgo-- "serán suspendidos temporalmente".

En esta misma línea, ha confirmado que "los viajeros extranjeros que llegaron a Sudáfrica después del 9 de marzo desde países de alto riesgo serán confinados en sus hoteles hasta que cumplan los catorce días de cuarentena".

"Nuestro país hace frente no sólo a un virus que ha infectado a más de un cuarto de millón de personas en todo el mundo, sino a la expectativa de una recesión económica muy profunda que provocará el cierre de empresas y que muchas personas pierdan sus trabajos", ha argüido.

Por ello, ha asegurado que las autoridades "están poniendo en marcha medidas para mitigar el impacto económico tanto de la respuesta como de la respuesta económica a la misma".

Ramaphosa ha anunciado la creación de un Fondo de Solidaridad para combatir el virus y al que empresarios, organizaciones e individuos podrán contribuir económicamente, así como medidas para "prohibir un alza injustificada de los precios".

"Es importante que todos los sudafricanos entiendan que el suministro de bienes es continuo y que las cadenas de suministro están intactas", ha dicho, al tiempo que ha pedido a la población que acapare productos.

De esta forma, ha prometido que las autoridades "priorizarán las vidas y sustento de la población", antes de adelantar medidas de apoyo a trabajadores y empresas para reducir el impacto de la pandemia.

"Pido a todos que jueguen su parte. Ser valientes, pacientes y, ante todo, mostrar compasión. Nunca desesperar. Como una nación, prevaleceremos. Que Dios proteja a nuestra gente", ha remachado.

Contador

Para leer más