El Supremo de Sri Lanka paraliza la pena de muerte por delitos de drogas contra cuatro personas

Actualizado 05/07/2019 15:44:50 CET
O
REUTERS / STRINGER . - Archivo

COLOMBO, 5 (Reuters/EP)

El Tribunal Supremo de Sri Lanka ha emitido una orden restrictiva hasta finales de octubre contra la pena de muerte dictada contra cuatro personas condenadas por delitos relacionados con drogas, según ha informado este viernes un abogado de uno de los acusados a Reuters.

El Supremo ha concedido una suspensión interina y escuchará la apelación el próximo 29 de octubre, ha explicado el abogado M.A. Sumanthiran.

El presidente del país, Maithripala Sirisena, firmó la semana pasada las sentencias de muerte contra los cuatro acusados por delitos de comercio y tráfico de drogas, poniendo fin así a la moratoria sobre la pena capital que regía en el país desde 1976.

Los grupos de defensa de los Derechos Humanos, Reino Unido, Canadá, la UE y la ONU han expresado su preocupación por la restauración de la pena de muerte en el país asiático.

Sirisena anunció el pasado 26 de junio que había firmado las condenas a muerte contra los cuatro acusados, una decisión que los expertos vinculan con su eventual candidatura a la reelección a finales de año.

Sirisena fue elegido como un reformista en enero de 2015, pero ha tenido problemas a la hora de cumplir con sus promesas de abordar los abusos a los Derechos Humanos, eliminar la corrupción y garantizar el buen gobierno en el país.

El mandatario ha sido objeto de una creciente presión desde la crisis política registrada el año pasado y más recientemente ha sido objeto de críticas por su gestión del atentado del Domingo de Pascua, reivindicado por Estado Islámico, en el que murieron más de 250 personas.

Muchos ceilandeses, incluidos varios influyentes líderes religiosos, están en favor de la reinstauración de la pena de muerte para reducir la creciente delincuencia, si bien los grupos de defensa de los Derechos Humanos han advertido de que dicha medida sería inefectiva.

La última ejecución en Sri Lanka tuvo lugar hace 43 años. El último verdugo del país se retiró en 2014 sin haber ejecutado a nadie, mientras que otro contratado en 2018 nunca se presentó a su trabajo. Ahora, el país ha contratado a dos nuevos verdugos para llevar a cabo la ejecución.

La política de mano dura del presidente se inspira en parte en la llamada "guerra contra las drogas" del presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, en la que miles de personas han muerto en operaciones de las fuerzas de seguridad.

Sirisena no ha comentado aún si se presentará como candidato por el Partido de la Libertad de Sri Lanka, que le ha recomendado como tal para las elecciones previstas para los dos últimos meses de este año.

Contador

Para leer más