Trump asegura que la toma del último enclave de Estado Islámico en Siria tendrá lugar "esta noche"

Donald Trump
REUTERS / YVES HERMAN - Archivo
Publicado 20/03/2019 19:18:26CET

MADRID, 20 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha asegurado este miércoles que la toma del último enclave de Estado Islámico en Siria tendrá lugar "esta noche" y ha confirmado que mantendrá desplegados 400 militares en el país árabe.

El mandatario ha comparecido ante la prensa frente a la Casa Blanca y ha mostrado dos mapas correspondientes a la expansión del grupo yihadista cuando llegó a la Casa Blanca en 2017 y en la actualidad.

"Cuando llegué era un caos", ha señalado, mostrando el territorio que controlaba Estado Islámico, marcado en rojo. "Ahora, en el (mapa) de abajo no hay rojo. De hecho sólo hay un pequeño punto (en enclave en Baghuz) que dejará de estar esta noche", ha valorado.

Asimismo, ha señalado que los 400 efectivos estadounidenses permanecerán desplegados en dos puntos diferentes de Siria, sin dar más detalles al respecto. El resto de tropas serán replegadas durante los próximos meses.

El propio Trump anunció el 28 de febrero que las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) se habían hecho con el control de todo el territorio que llegó a tener en sus manos el grupo yihadista en Siria, lo que posteriormente se demostró como falso.

"Acabamos de terminar de tomarlo (el territorio)", dijo el mandatario estadounidense desde la base conjunta Elmendorf-Richardson de Alaska, durante una parada para repostar tras su cumbre en Vietnam con el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un.

Las FDS, una alianza de combatientes árabes y kurdos liderada por los milicianos kurdos sirios de las Unidades de Protección Popular (YPG) y con el apoyo de las fuerzas militares estadounidenses, están combatiendo contra Estado Islámico para expulsar a sus milicianos de la localidad de Baghuz.

La derrota de Estado Islámico en esta batalla significaría el final de sus posesiones territoriales, cuando en 2014 llegaron a controlar más de un tercio de Siria e Irak, prometiendo la creación de un califato en toda la región.

A pesar de que la toma de Baghuz sería un punto de inflexión en los ocho años de guerra siria, Estado Islámico sigue siendo una amenaza en muchos aspectos. Algunos de sus combatientes están escondidos en ciudades iraquíes o en el desierto sirio y amenazan con una campaña insurgente para desestabilizar al Gobierno.