Turquía.- Erdogan asegura que no tiene "ningún empeño" en convertirse en presidente

Actualizado 13/04/2007 20:22:30 CET

El actual jefe de Estado valora que la laicidad no se había visto tan amenazada como ahora desde el establecimiento de la República en 1923

ESTAMBUL (TURQUIA), 13 Abr. (del corresponsal de EUROPA PRESS, Ildefonso González) -

El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, ha asegurado que no tiene "ningún empeño" en convertirse en el próximo presidente de la República, un cargo que será renovado a mediados de mayo por el Parlamento, según informó hoy el diario 'Radikal'.

"No tengo ningún empeño en el Palacio (presidencial). No tengo ningún empeño en convertirme en presidente... Mi empeño es que este país sea un lugar donde sus ciudadanos vivan en paz", agregó Erdogan durante un encuentro anoche con diputados de su formación política

Sus palabras podrían interpretarse como que no tiene intención de dejar su puesto de primer ministro para presentarse como candidato a jefe de Estado. La Gran Asamblea Nacional (Parlamento) turca debe elegir al undécimo presidente de la historia de la República de Turquía el próximo mayo, momento en que concluyen los siete años de mandato de Ahmet Necdet Sezer.

El Partido Justicia y Desarrollo (AKP, en el Gobierno) dispone de mayoría absoluta en el Parlamento, por lo que cualquier candidato que proponga se alzaría sin problemas con el cargo. Los nombres que más han sonado hasta el momento han sido los del presidente del Parlamento, Bülent Arinç y el ministro de Asuntos Exteriores, Abdulá Gül. Los aspirantes a presidente de cada partido se darán a conocer entre el 16 y el 25 de abril, mientras que las votaciones en la cámara comenzarán el 1 de mayo.

El propio Erdogan no ha descartado en ningún momento su candidatura, una opción que ha sido rechazada directa o indirectamente por la oposición y el Ejército, temerosos de que el primer ministro tenga una agenda oculta para islamizar el país. También la mayoría de la población se opone a que el primer ministro se convierta en presidente, tal y como han revelado varios sondeos.

En este sentido, mañana tendrá lugar una macromanifestación en Ankara que pretende ser una "demostración de apoyo a los principios seculares de la República". En el fondo, se trata de una forma de presionar a Erdogan para que se quite de la cabeza la idea de ser jefe de Estado. En la marcha, vigilada por unos 10.000 policías, participarán unas 100.000 personas convocadas por la Asociación del Pensamiento Kemalista y unas 300 ONG.

LAICIDAD AMENAZADA

En una velada referencia a la eventual aspiración de Erdogan al puesto, el aún presidente señaló esta tarde que la laicidad del Estado turco no se había visto tan amenazada como ahora desde el establecimiento de la República en 1923. "Las actividades contra la laicidad y los intentos de introducir la religión en la política incrementan las tensiones sociales", indicó durante un discurso en la Academia de la Guerra de Estambul, agregando que a algunas "potencias extranjeras" les gustaría ver cómo Turquía se convierte en una República islámica moderada.

Mientras, el jefe del Ejército, el general Yasar Buyukanit, advirtió ayer de que el próximo presidente de la República debe ser leal a los valores seculares nacionales. "Como ciudadano y como miembro de las Fuerzas Armadas, espero que alguien que sea leal a los principios de la República --no sólo en las palabras, sino también en esencia-- sea elegido como presidente", anotó en una inusual rueda de prensa.

Con todo, Erdogan no parecer darse por aludido y alabó las palabras del comandante en jefe de las Fuerzas Armadas. "Buyukanit habló de las cuestiones de su agenda. Algunos periodistas trataron de provocarle y llevarle a una dirección distinta, pero él dio respuestas razonables como un hombre de Estado. No abandonó su agenda. Fue positivo", consideró Erdogan, que siguió la conferencia de prensa de Buyukanit por las noticias.