La UE abre la puerta a negociar con Al Assad una transición en Siria

El presidente sirio, Bashar al-Assad
KHALED AL HARIRI / REUTERS
Publicado 12/10/2015 12:40:31CET

Francia y Lituania rechazan que el mandatario sirio participe en la transición en Siria

BRUSELAS, 12 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea han abierto la puerta este lunes a negociar con el régimen de Bashar al Assad, al tiempo que han manifestado preocupación por las acciones militares rusas en Siria y han instado a Moscú a coordinar sus ataques con la coalición internacional encabezada por Estados Unidos contra el Estado Islámico y a dirigirlos contra los grupos terroristas y no la oposición moderada.

El Gobierno francés es el más reacio a aceptar que el presidente sirio pueda tener un papel en la transición política en el país, algo que acepta una mayoría de países según fuentes diplomáticas.

"Para la paz en Siria hace falta una transición política. Debe hacerse sin Bashar al Assad", ha defendido el secretario de Estado de Asuntos Europeo galo, Harlem Désir, que ha dejado claro que Rusia "debe permitir la salida" del presidente sirio a su llegada a la reunión de ministros de Exteriores de la UE en la que discuten, divididos, el papel del mandatario sirio en la transición política.

Como fórmula de compromiso, los Veintiocho negocian un texto en el que dejan claro que "no puede haber una paz duradera bajo el liderazgo actual" e instan a "todos aquellos con influencia en las partes, incluido sobre el régimen sirio, a utilizar su influencia para alentar un papel constructivo en el proceso que lleve a una transición política y para poner fin al ciclo de violencia", según el borrador del texto de conclusiones al que ha tenido acceso Europa Press

El ministro de Exteriores británico, Philip Hammond, ha dejado claro que no se puede aceptar al presidente Al Assad "como solución a largo plazo para el futuro de Siria" pero ha abierto la puerta a "ser flexibles sobre la forma de su salida" y "sobre el calendario" para ello.

"Urge poner en marcha esa negociación y la negociación sólo es posible teniendo sentado en la mesa al régimen de Bashar al Assad, aunque Bashar al Assad, él mismo, no pueda formar parte de la solución de Siria", ha explicado por su parte el ministro de Exteriores español, José Manuel García-Margallo, que ha insistido en que España lleva "mucho tiempo" defendiendo que "la negociación se hace entre enemigos".

"Cuanto más tardemos en llegar a una negociación, en emprender una negociación, habrá más muertos, más desplazados internos, más refugiados, más avance de los terroristas y más presión sobre las fronteras europeas", ha argumentado el jefe de la diplomacia española.

NO CREAR UN VACÍO, PERO TRANSICIÓN NO PUEDE DURAR MESES Y MESES

Por su parte, el ministro de Exteriores luxemburgués, Jean Asselborn, cuyo país ejerce la presidencia semestral de la UE, también ha defendido la necesidad de no crear "un vacío" en Siria en una fase de transición pero también ha dejado claro que "el futuro de Siria no es Al Assad" y que la transición "no puede durar, meses y meses y meses".

"Gastamos mucho tiempo especulando sobre el futuro de Al Assad y tenemos que centrarnos en cómo resolver la situación ahora. Y ahora mismo Al Assad es una realidad. Es un factor, tiene que tenerse en cuenta. No podemos construir nuestra estrategia en base a la ilusión", ha zanjado el ministro de Exteriores eslovaco, Mirosláv Lajcák.

"No va de quien nos gusta o quien no nos gusta. Va de quien es relevante y quien no lo es y hoy definitivamente es relevante", ha justificado el eslovaco, que ha dejado claro que la UE debe implicarse en "algún tipo de diálogo con Rusia sobre Siria" si quiere ser "un actor creíble" tras los ataques rusos en Siria, que ha calificado de "un factor que cambia el juego".

El otro país que se ha mostrado abiertamente en contra de una papel de Al Assad en la transición en Siria ha sido Lituania, cuyo jefe de la diplomacia, Linas Linkevicius, ha dejado claro que "Al Assad no puede ser parte de soluciones políticas futuras" y "debe haber una proceso para formar una coalición de fuerzas, excluyendo a Al Assad".

El ministro de Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, ha reconocido que tras la intervención militar rusa en Siria "los esfuerzos para una solución política se han vuelto incluso más difíciles, más complejos" pero ha defendido apoyar "todos los esfuerzos" del enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, para comenzar un proceso de transición en Siria, al tiempo que ha incidido en el "gran interés" en que Rusia y Estados Unidos "trabajen junto" contra el Estado Islámico y no la oposición al régimen de Al Assad.

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, ha reconocido también que un proceso de transición en Siria "tiene que tener a todos los actores relevantes en torno a la mesa" y ha confiado en que los Veintiocho "sean consensuales".

En el borrador de conclusiones, los Veintiocho defienden que todas las partes coordinen "estrechamente" las acciones contra el Estado Islámico y dirigirlas "claramente" contra este grupo terrorista, así como contra el Frente al Nusra, filial de Al Qaeda, y otros designados como tal por la ONU.

Igualmente piden a Rusia que cese "inmediatamente" sus ataques militares, tras admitir "profunda preocupación" porque no van solo dirigidos contra el Estado Islámico, también contra "la oposición moderada".

Y reclaman a Moscú que se centre en "el objetivo común de lograr una solución política al conflicto" y "empuje para una reducción de la violencia y la aplicación medidas de confianza por el régimen sirio", en línea con la resolución 2.139 del Consejo de Seguridad de la ONU.