Publicado 16/11/2015 14:56CET

La UE amenaza con más sanciones contra aquellos que alienten la violencia o represión

BRUSELAS, 16 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los ministros de Asuntos Exteriores de la UE han vuelto a amenazar con la posibilidad de adoptar más sanciones contra aquellos individuos que alienten la violencia y la represión en Burundi tras manifestar su preocupación por el deterioro de la seguridad y el aumento de la violencia en el país africano.

"En este contexto, la UE se reserva la posibilidad de adoptar nuevas medidas restrictivas dirigidas contra aquellos cuya acción o discurso haya conducido o conduzca a actos de violencia y de represión, a graves violaciones de los Derechos Humanos y/u obstaculice la búsqueda de una solución política" a la crisis, han avisado los Veintiocho en unas conclusiones que han adoptado sobre Burundi.

La Unión Europea ya aprobó sanciones el pasado mes de octubre contra el jefe de gabinete de la administración presidencial responsable de la Policía Nacional de Burundi, Gervais Ndirakobuca, al antiguo responsable de las misiones de la Presidencia y general en la reserva golpista, Léonard Ngendakumana, al agente de Inteligencia Mathias Niyonzima, y al director general adjunto de la Policía Nacional, Godefroid Bizimana, por "obstruir la búsqueda de una solución política en Burundi.

Y han dejado claro que esperan que Burundi entable con la UE "o antes posible" consultaciones en el marco del artículo 96 del Acuerdo de Cotonou con el objetivo de "encontrar una solución aceptable para las partes, a fin de remediar el no respeto de elementos esenciales del acuerdo que son los Derechos Humanos, los principios democráticos y el Estado de Derecho" y "un acuerdo rápido sobre las medidas iniciativas" para rebajar la tensión que podrían allanar la salida de la crisis en el país.

Si Burundi no responde a su petición de mantener consultas o la situación no mejora sobre el terreno, la UE no descarta "reforzar el régimen de sanciones" y suspender su cooperación con el Gobierno burundés, han explicado fuentes diplomáticas. La UE prevé destinar 432 millones de euros de ayuda al desarrollo para Burundi entre 2014 y 2020.

Los Veintiocho han condenado con firmeza las violaciones de derechos humanos y los actos de violencia y han reiterado que "no puede haber impunidad para aquellas personas responsables" de las mismas y deben rendir cuentas ante la justicia.

Y han apelado a un diálogo incluyente entre todos los grupos que rechacen la violencia tras lamentar el actual "impás político" y han reiterado su apoyo a los esfuerzos de mediación de la Comunidad del África del Este, de Uganda y la Unión Africana para poner fin a una crisis, que puede tener "consecuencias trágicas" no sólo para Burundi sino la región en su conjunto.

Burundi ha estado sacudido por la inestabilidad y episodios esporádicos de violencia desde que el presidente, Pierre Nkurunziza, anunció en abril que se presentaría a un tercer mandato en las elecciones, desatando las críticas de la oposición. El mandatario juró su cargo en agosto tras vencer unos comicios boicoteado por sus opositores.

Para leer más