La violencia en la frontera con Malí y Burkina Faso deja más de 50.000 desplazados en Níger

Una mujer desplazada en Níger
REUTERS / LUC GNAGO
Publicado 13/12/2018 17:04:52CET

MADRID, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

Más de 50.000 personas se han visto desplazadas en el oeste de Níger en lo que va de año como consecuencia de la violencia en las zonas fronterizas con Malí y Burkina Faso, según ha alertado este jueves el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

Las incursiones transfroterizas y los ataques por grupos islamistas en las regiones fronterizas nigerinas de Tillaberi y Tahoua han forzado a 52.000 personas a abandonar sus hogares hacia otras localidades cercanas.

Quienes han escapado han contado que los grupos armados están atacando las aldeas, matando y secuestrando a civiles, incluidos líderes comunitarios, quemando escuelas y saqueando viviendas, negocios y ganado, según la agencia de la ONU.

Aunque el Gobierno de Mamadou Issoufou declaró el estado de emergencia en Tillaberi y Tahoua y está en marcha una vasta operación militar por parte de las fuerzas del G5 Sahel --integrado por Níger, Malí, Mauritania, Burkina Faso y Chad--, "la violencia y la inseguridad están lastrando los esfuerzos de asistencia humanitaria", ha denunciado ACNUR.

Desde principios de octubre el Gobierno, en coordinación con la comunidad humanitaria, ha intentado asegurar algunas zonas para garantizar la distribución de ayuda pero la amenaza de seguridad ha impedido que los trabajadores humanitarios lleguen a todas las personas necesitadas de asistencia.

"La situación es tanto alarmante como extremadamente volátil", ha destacado ACNUR, que ha incidido en que, además de los desplazados, en ambas regiones residen unos 53.000 refugiados malienses que han indicado a la agencia de la ONU que están barajando la posibilidad de seguir hacia el norte y dirigirse a otros países.

"Pese a tener que afrontar la violencia y la seguridad en sus fronteras, Níger sigue siendo un país receptor de refugiados generoso y ahora es el primer país africano que ha incorporado la Convención de Kampala, la Convención de la Unión Africana para la Protección y Asistencia de Personas Desplazadas Internas en África, a su legislación nacional este mes", ha destacado la representante de ACNUR en Níger, Alessandra Morelli.

En total, en Níger hay más de 156.000 desplazados internos, el 67 por ciento de los cuales se han visto desplazados en Diffa, en el sureste del país, junto a la frontera con Nigeria, por la acción del grupo islamista Boko Haram. Además, el país alberga a más de 175.000 refugiados, el 67 por ciento de Nigeria y el 32 por ciento de Malí.

La agencia de la ONU ha lamentado que su petición de fondos para el país solo ha sido financiada en un 58 por ciento este año y, además de pedir más apoyo, ha instado a la comunidad internacional a "abordar las causas en la raíz del desplazamiento en Níger y la región y trabajar hacia la paz".