Publicado 23/07/2021 13:09CET

La violencia yihadista en Burkina Faso provoca una cifra "récord" de desplazados internos, según ACNUR

Archivo - Una migrante de Burkina Faso en Costa de Marfil
Archivo - Una migrante de Burkina Faso en Costa de Marfil - NATALIE BEHRING-CHISHOLM/GETTY IMAGES - Archivo

MADRID, 23 Jul. (EUROPA PRESS) -

El aumento de los ataques por parte de los grupos yihadistas ha provocado una cifra "récord" de desplazados internos en Burkina Faso, con un total de 1,3 millones de personas en cerca de dos años, según los datos facilitados por el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

El portavoz del organismo, Babar Baloch, ha incidido en que estos ataques "son cada vez más frecuentes y violentos", por lo que ha pedido "una acción concertada para hacer frente al número récord de personas forzadas a huir dentro del país y a través de las fronteras internacionales".

Así, ha resaltado que los datos publicados por el Gobierno recientemente revelan que "el seis por ciento de la población de Burkina Faso está desplazada dentro del país", antes de agregar que "la velocidad del desplazamiento interno no muestra signos de ralentizarse".

"En el primer semestre de 2021, 237.000 personas huyeron de sus casas a otras partes de Burkina Faso, un drástico aumento en comparación con las 96.000 registradas durante la segunda mitad de 2020", ha dicho Baloch, quien ha incidido en que esto se refleja igualmente en el número de refugiados.

De esta forma, ha revelado que "desde enero, más de 17.500 personas han huido hacia los países vecinos, casi duplicando el total de refugiados del país en seis meses". "Ahora hay 38.000 refugiados y solicitantes de asilo burkineses en la región".

Níger acoge a 11.400 solicitantes de asilo burkineses, 7.400 más que a principios de año, por lo que ACNUR y sus socios apoyan a las autoridades a la hora de entregar alimentos, cobijo, sanidad y material, si bien "la violencia y la inseguridad siguen impidiendo el acceso humanitario".

Baloch ha relatado que durante el mes de junio, cerca de 900 solicitantes de asilo llegaron a Níger desde Solhan tras escapar de una matanza de más de 150 civiles en esta localidad, la peor registrada hasta la fecha en el país africano.

Por su parte, Malí acoge a 20.000 solicitantes de asilo burkineses, con 6.600 personas llegadas a la región de Tombuctú durante este año. Baloch ha destacado que "dado que las condiciones de seguridad limitan el acceso humanitario en esa parte de Malí, es posible que este número sea más alto".

Por otra parte, Benín acoge a 179 solicitantes de asilo burkineses, si bien "miles más viven en zonas fronterizas inaccesibles para los trabajadores humanitarios por razones de seguridad", mientras que Costa de Marfil recibió a sus primeros refugiados burkinses en mayo, con la llegada de cerca de 430 personas.

"ACNUR reitera su llamamiento para una acción concertada hacia la paz y la estabilidad en Burkina Faso y en los países vecinos del Sahel central, Malí y Níger, que también están experimentando un drástico aumento de la violencia y el desplazamiento", ha subrayado Baloch.

Por último, ha hecho hincapié en que son necesarios "urgentemente" más recursos para hacer frente a la situación y ha señalado que hasta la fecha se han recibido la mitad de los cerca de 260 millones de dólares (alrededor de 221 millones de euros) solicitados para financiar la respuesta humanitaria en el país.