En Yemen, la guerra deja un civil muerto cada tres horas

Tumbas de víctimas de un ataque de la coalición saudí en Saada
REUTERS / NAIF RAHMA - Archivo
Publicado 26/10/2018 12:03:54CET

MSF advierte de que la población tienen un acceso muy limitado a la salud ya que buena parte de las instalaciones están destruidas

MADRID, 26 Oct. (EUROPA PRESS) -

La triple amenaza de guerra, enfermedad y hambre se está cobrando miles de vidas en Yemen, donde solo la violencia ha dejado un civil muerto cada tres horas desde el pasado mes de agosto, según ha denunciado Oxfam.

Según la ONG, entre el 1 de agosto y el 15 de octubre 575 civiles murieron en los combates, incluidos 136 niños y 63 mujeres. Además, se han registrado más de 1,1 millones de casos de cólera en los últimos 18 meses, de los que más de 2.000 han resultado fatales, y ha habido más de 100 muertes por difteria en un período similar.

A esto se suma el que la ONU ha alertado esta semana de que más de 14 millones de yemeníes se encuentran al borde de la hambruna en el país si no se pone fin al conflicto que desde marzo de 2015 enfrenta al Gobierno yemení, apoyado por la coalición militar que lidera Arabia Saudí, y los rebeldes huthis, respaldados por Irán.

También hay que tener en cuenta, según Oxfam, que la reciente depreciación del rial yemení ha provocado que el precio de los alimentos disponibles localmente se dispare en los mercados en un país que depende en gran medida de la importación de muchos alimentos básicos.

"Toda vida perdida en este conflicto vergonzoso, ya sea a través de ataques armados o de hambre y enfermedades, debe ser una indignación internacional", ha defendido el director de Oxfam en Yemen, Muhsin Siddiquey.

"Todas las partes en conflicto deben darse cuenta de que son cómplices en esta crisis causada por el hombre", ha sostenido, recordando a los gobiernos que "deben cumplir con todas las obligaciones legales internacionales de hacer todo lo posible para evitar víctimas civiles o daños a la infraestructura civil".

"La comunidad internacional necesita urgentemente hacer todo lo posible para que todas las partes en esta guerra acuerden un alto el fuego", ha reclamado el responsable de Oxfam. La ONG ha venido reclamando desde hace tiempo que se deje de suministrar armas a Arabia Saudí y ha intensificado su llamamiento con el reciente asesinato en en consulado saudí en Estambul del periodista Yamal Jashogi.

ACCESO LIMITADO A LA ATENCIÓN SANITARIA

Por su parte, Médicos Sin Fronteras (MSF) ha alertado del acceso limitado que los yemeníes tienen a los centros de salud, ya que han sido destruidos en los combates o abandonados por su personal médico, que no cobra desde agosto de 2016.

"Vemos a civiles atrapados por los ataques aéreos masivos, especialmente en el norte del país, y otros que han sido heridos o desplazados por los combates en tierra", ha explicado la responsable de operaciones de MSF en Yemen, Caroline Séguin.

Según la información obtenida por el Proyecto de Datos de Yemen, un sistema de recopilación de datos independiente de las partes en el conflicto, casi un tercio de los ataques aéreos realizados desde marzo de 2015 se han dirigido a emplazamientos no militares. "También ha habido más bombardeos de vehículos civiles en 2018 en comparación con el año pasado", ha destacado en un comunicado.

Asimismo, MSF ha incidido en que los yemeníes también se están muriendo porque no tienen dinero para pagar el transporte para llegar a las pocas instalaciones de atención médica que aún están abiertas en el país. "MSF está haciendo todo lo posible para ayudarlos, a pesar de las enormes limitaciones de seguridad y los problemas de acceso", ha asegurado Séguin.

FALTAN DATOS PARA HABLAR DE HAMBRUNA INMINENTE

Por otra parte, la ONG ha reconocido el número de niños con desnutrición grave atendidos por sus equipos en ciertas áreas de Yemen está aumentando, sin embargo, ha puesto en tela de juicio la alerta lanzada por la ONU sobre una inminente hambruna.

"Las agencias de las Naciones Unidas y las ONG no pueden implementar las encuestas de nutrición a gran escala que proporcionarían la información necesaria, porque muchas áreas del país son inaccesibles debido a los ataques aéreos y los combates, pero también por razones administrativas y políticas, ya que el acceso a estas regiones depende de la buena voluntad de las autoridades locales", ha explicado la responsable de MSF.

Por ello, la ONG ha considerado que no hay datos de calidad disponibles para declarar que la hambruna es inminente. "Los datos recopilados en los centros de salud que apoyamos no indican focos de hambruna ni una hambruna inminente", ha asegurado Séguin.

Contador