El alcalde de El Rosario (Tenerife) afirma que el porcentaje de aguas negras que genera el municipio es "mínimo"

Publicado 11/08/2015 17:52:55CET
Escolástico Gil
CEDIDA

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 11 Ago. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de El Rosario, Escolástico Gil, ha afirmado que el porcentaje de aguas residuales que generan los vecinos del municipio es "mínimo", y ha aclarado que el 39% proceden del Centro Penitenciario Tenerife II.

Así lo ha manifestado en un comunicado a raíz de que el alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, haya anunciado ayer que el Ayuntamiento no permitirá que La Laguna y El Rosario traten sus aguas residuales en la depuradora de la capital ante su incapacidad para tratar adecuadamente todo el caudal que recoge.

Escolástico Gil ha señalado que la cantidad de aguas residuales que se vierten a través de la red santacrucera es de 882,15 metros cúbicos al día, estimación que, dijo, "se acordó entre ambas partes y se puso por escrito en el convenio firmado con el Ayuntamiento de Santa Cruz y publicado en el BOP el 29 de diciembre de 2014".

El alcalde ha explicado que en el acuerdo se hacía constar que, al no existir caudalímetro de medición, ambas partes consensuaban la cantidad de 321.985 metros cúbicos anuales como estimación de las aguas residuales procedentes de El Rosario que se debían enviar a la estación de bombeo de Los Llanos y depurar en la estación de tratamiento de Buenos Aires, cantidad de la que resultan los 882,15 metros cúbicos diarios.

De esta cantidad, señala el alcalde, 342 metros cúbicos (39%) pertenecen a las aguas residuales procedentes del Centro Penitenciario Tenerife II, dependiente del Ministerio del Interior, siendo los 540,15 metros cúbicos restantes originados por parte de los vecinos de varias zonas del casco de La Esperanza.

Por otro lado, recuerda que, según estipula el convenio, el Ayuntamiento de El Rosario abona al Consistorio capitalino de forma bimensual 26.000 euros por el servicio de alcantarillado, vertido y depuración de aguas residuales y una parte de aguas de lluvia efectuado en la estación de aguas residuales de Los Llanos.

Por todo ello, el alcalde considera necesario buscar soluciones en las que se impliquen otras administraciones públicas, dado que el porcentaje de aguas residuales que generan los vecinos del municipio y que son llevadas a Santa Cruz es "realmente mínimo" y, en todo caso, "pagamos religiosamente, desde hace años, por su correcto tratamiento", apostilló.

A su vez, subrayó que otras zonas del litoral de El Rosario presentan problemas de similar o mayor gravedad y que están "ansiosos" por conseguir su solución definitiva. "Estamos seguros de que una próxima reunión entre los ayuntamientos afectados, el Consejo Insular de Aguas y la Dirección General de Costas será clave para resolver los problemas de vertidos de aguas residuales, pero no solo en Santa Cruz, sino también en el resto del litoral del área metropolitana", concluye Gil.