Ashotel plantea instalar una planta fotovoltaica en Tenerife para hacer frente a la 'vergüenza a volar'

Publicado 19/06/2019 13:48:23CET
DISA - Archivo

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 19 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Ashotel ha aprobado la apertura de un procedimiento para instalar en la isla de Tenerife una gran planta fotovoltaica con el objetivo de hacer frente al Flygskam, un término sueco que puede traducirse por 'vergüenza a volar' y que define el creciente rechazo a usar el transporte aéreo por sus elevados niveles de emisiones de CO2 y su consiguiente impacto en el cambio climático.

Durante el VIII Encuentro de Ashotel con medios de comunicación, el presidente de la patronal hotelera, Jorge Marichal resaltó que este proyecto supone una herramienta importante en términos de promoción turística, pues lo que más está incidiendo en estos momentos en cuanto a la imagen de los destinos es la sostenibilidad, toda vez que los turistas ya están pidiendo cuando viajan algo más que sol y playa.

Jorge Marichal hizo hincapié en que se trata de un proyecto innovador que permitirá que la isla de Tenerife sea el primer destino turístico a nivel internacional que hará que sus hoteles puedan certificar que están consumiendo energía verde, producida en el propio destino, y que además ayudará a aminorar la factura de CO2 de las propias compañías aéreas y del balance final que hace el turista desde que sale de su casa, llega al destino y regresa.

Marichal comentó que el proyecto de la planta fotovoltaica está hecho y ya se está buscando localización y punto de evacuación. Añadió que es un proyecto escalable, es decir, que los hoteles podrán certificar que vierten a la red la energía que no consumen, lo que se podrá hacer ver a los clientes y a los turoperadores que ya están mostrando interés por proyectos de este tipo, que hacen que los destinos sean más sostenibles.

Preguntado por la posibilidad de instalar las placas fotovoltaicas en las azoteas de los hoteles, en lugar de construir una planta, afirmó que así se perderían las mejores ubicaciones de los hoteles, cuando se puede construir en otro sitio y aprovechar la economía de escala. Es más, consideró que se podrían organizar incluso visitas para que los turistas puedan conocer la planta, al igual que ya se hace en excursiones a plantas de reciclado.

El gerente de Ashotel, Juan Pablo González, detalló que la planta necesitaría producir unos 50 megavatios para cubrir la demanda de la planta hotelera, lo que requeriría una superficie de unos 200.000 m2. Agregó que la planta fotovoltaica no se ubicaría en suelo turístico, dado que el coste sería inasumible, por lo que se usaría suelo industrial o agrícola para poner en marcha este proyecto.