Publicado 06/05/2020 13:39

CEOE-Tenerife prevé una caída del PIB del 25% en Canarias este año y una subida del paro hasta el 39%

El presidente de CEOE-Tenerife, José Carlos Francisco y el director de Corporación 5, José Miguel González, en la presentación del informe de coyuntura económica correspondiente al primer trimestre de 2020
El presidente de CEOE-Tenerife, José Carlos Francisco y el director de Corporación 5, José Miguel González, en la presentación del informe de coyuntura económica correspondiente al primer trimestre de 2020 - CEOE-TENERIFE

José Carlos Francisco cree que el 'Pacto por la Reconstrucción' será modificado y retrasa la apertura del turismo hasta octubre

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 6 May. (EUROPA PRESS) -

CEOE-Tenerife prevé que el Producto Interior Bruto (PIB) de Canarias se desplome este año un 25% debido a los efectos de la crisis sanitaria del coronavirus y que el desempleo ascienda hasta el 39%, según recoge el informe de coyuntura económica correspondiente al primer trimestre hecho público este miércoles.

La patronal ha dibujado tres escenarios de como puede evolucionar la economía del archipiélago y el de "probable realidad" coincide con unas pérdidas de entre 9.200 y 13.900 millones, con un impacto sobre la actividad de unos seis meses.

Los detalles del informe han sido expuestos en rueda de prensa por el presidente de la patronal, José Carlos Francisco, y el director de la consultora Corporación 5, quienes han incidido en que las islas tendrán una afección "diferenciada" del resto de España, en torno al doble de caída, por lo que serán la comunidad autónoma más afectada.

Desde la patronal sostienen que esta sería la evolución propia de la economía por "inercia" derivada del parón turístico y el arrastre en otros sectores, un "baño de realidad" para que las instituciones tomen decisiones y ayuden a reactivar la economía.

En ese sentido, Francisco ha comentado que el 'Pacto por la Reconstrucción' propuesto por el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, es por ahora un "esqueleto" que sufrirá muchas modificaciones para cerrar un documento consensuado con los grupos parlamentarios y agentes económicos y sociales.

Así, ha comentado que hacen falta medidas a corto plazo que ayuden a las familias en exclusión social y den liquidez a las empresas y otras como la ampliación de los ERTE hasta final de año o la materialización de la Reserva de Inversiones de Canarias (RIC).

Francisco ha comentado que el Gobierno de Canarias perderá este año unos 500 millones de ingresos propios a través de la tributación indirecta por lo que endeudarse a largo plazo para mantener su propio presupuesto.

En ese contexto ha enmarcado la emisión de bonos a cero interés que "probablemente se tendrá que hacer" y a través de una ampliación de la materialización de la RIC para los empresarios, "una vuelta a un instrumento que ya teníamos".

Los empresarios de la provincia occidental dudan de que en el mes de agosto se pueda reabrir el turismo ya que en Europea "se prevén pocos vuelos" de ahí que resrasen al menos hasta octubre la reapertura de la actividad en el archipiélago.

UNA CRISIS MÁS CORTA PERO MÁS INTENSA

Francisco ha incidido en que la crisis económica es de una "dimensión muy importante" dado que la peor caída de los últimos años, en 2009, se quedó en el 4,2%, por lo que los principales esfuerzos se deben dirigir a corto plazo a proteger el sistema económico y social.

"La crisis será más corta pero más intensa", ha apostillado González, que valora al menos que las familias y las empresas están menos endeudadas que en la crisis de 2009 --30.000 millones ahora frente a 55.000 millones-- y las administraciones públicas están más saneadas y con superávit.

Además, al ser más corta en el tiempo, las políticas activas de empleo pueden proteger mejor a los trabajadores.

Sobre el plan de desescalada del Gobierno central, Francisco ha asegurado que "no es sencillo" y habrá varias semanas de "prueba-error" hasta el punto de que muchas medidas ya se han modificado porque hacían "inviable" la actividad económica.

Así, ha puesto como ejemplo que en Canarias no tiene sentido que se abran los hoteles el 10 de junio si no hay conectividad aérea.

Aunque haya un repunte del coronavirus a partir del otoño, Francisco no cree que agrave mucho más la economía ya que los sistemas sanitarios y los protocolos de seguridad se van a reforzar y es probable que al menos haya antivirales para los tratamientos médicos.

Sí tiene claro, en cambio, que la salida de la crisis no "será en uve" "ni tan rápida ni tan potente" como se pensaba hace algunas semanas y contempla que la "normalidad macroeconómica" se retrase hasta 2022 y además "peor" que al cierre de 2019.

EL TURISMO ES LA "PIEDRA ANGULAR" DE LA ECONOMÍA CANARIA

Sobre un posible cambio de modelo productivo, ha rechazado las críticas al 'turismo de masas' que se practica en Canarias ya que aunque es cierto que vienen muchos a las islas --más de 15 millones el año pasado-- "no es una masa peyorativa" y además hay una planta hotelera de gran calidad y con muy buenos servicios.

Francisco sostiene que "es difícil la sustitución de un modelo muy potente por otra cosa" y entiende que los cambios en el turismo, por ejemplo, deben hacerse "poco a poco" y teniendo en cuenta "el gusto del mercado".

En esa línea, ha comentado que esta crisis ha demostrado que el turismo es la "piedra angular" de la economía canaria y ve "sensato" buscar nuevos "nichos" de actividad pero sin obviar que el turismo es el "sostén" de las islas.

Así, plantea que el desarrollo tecnológico, que ha crecido durante el confinamiento de forma intensiva, puede ser una "oportunidad" para lugares lejanos como Canarias que hasta ahora tenían "vedados" determinados sectores.

González ha remarcado que parece "poco inteligente" prescindir del turismo porque es una actividad en la que Canarias se ha especializado y generado valor y aboga por "vender servicios" vinculados a la plataforma atlántica.

Más información