Actualizado 06/11/2014 17:31:04 +00:00 CET

El 'Brujo de Bargota' y las 'Brujas de Zugarramurdi' se reencuentran este viernes en Logroño

LOGROÑO, 6 Nov. (EUROPA PRESS) -

   El grupo de teatro de aficionados 'Garañango' de Bargota, representará el 'Akelarre', con el que cada año terminan su actuación callejera, en la semana de la brujería de esta localidad Navarra. La cita será este viernes 7 de noviembre a las 21,00 horas, en la Plaza de San Bartolomé de Logroño.

   En ese marco histórico, 'Johannes', el 'Brujo de Bargota', será el maestro de ceremonias que invitará a jóvenes y mayores para que se entreguen al placer de los sentidos, bajo la mirada complaciente de 'Aker', el gran anfitrión.

   Los miembros de 'Garañango' animan a los navarros a disfrutar de su particular "desfile embrujado" en lo que será la gran fiesta del 'Akelarre' y les esperan en la Plaza de San Bartolomé de Logroño. El grupo saldrá de la sede del Hogar 'Navarro' en la calle Portales, número 23 y recorrerá en animado pasacalles los aproximadamente 300 metros que le separan de la citada Plaza.

   El sábado, día 8 será el turno de Zugarramurdi, sus vecinos representarán la actuación denominada "el apresamiento de las brujas" que será en la misma Plaza de San Bartolomé y después desfilarán hasta la Plaza del Mercado para escenificar la "quema de las brujas".

   Los actos conmemorativos del auto de fe de Logroño de 1610, por el que fueron condenadas 53 personas, entre ellas 'Johannes', el 'Brujo de Bargota', las 'brujas de Zugarramurdi' y algunas hechiceras de la parte de Viana, a diferentes penas que iban desde el encarcelamiento hasta la muerte en la hoguera, terminarán el domingo 9 de noviembre, con un sonoro y vistoso pasacalles en el que participarán los grupos de Bargota y Zugarramurdi, además de Ditirambo teatro, de Logroño y otras asociaciones históricas, culturales y de vecinos.

   Se cuenta que tanto 'El Brujo de Bargota', como las brujas de Zugarramurdi, se reunían en la llamada 'balsa de Viana', cerca de Logroño, y celebraban fiestas que eran mal vistas por la curia eclesial de la época. Esas reuniones tachadas de libertinas y la conducta, poco ortodoxa, de aquellas personas hizo que el tribunal de la Inquisición, con sede en Logroño, les juzgará en el año 1610.

Para leer más