Una concentración exige "vivienda digna en la que se eviten los cortes de electricidad, gas y agua"

Concentración pobreza energética
EUROPA PRESS
Actualizado 12/12/2017 13:01:34 CET

   LOGROÑO, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

Una concentración - frente a las oficinas de Gas Natural Fenosa en Logroño- y una posterior marcha por las principales calles de la capital- para terminar en el Espolón- ha exigido acceso a "vivienda digna, en la que se eviten los cortes de suministros básicos como electricidad, gas y agua", según ha indicado el portavoz de la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético de La Rioja, Juange Iglesias.

   Los concentrados han portado carteles en los que se podía leer 'Nadie sin luz' o 'Ni sed, ni frío, ni oscuridad. Suministros básicos garantizados'.

   Antes del inicio de la protesta, el propio Iglesias, junto a una portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), Susana García , han señalado a los medios de comunicación que a nivel nacional hay "cinco millones de personas, de las que 17.000 son riojanos" que padecen "pobreza energética", si bien son cifras aproximadas "porque es un tema que no se airea, porque la gente que lo sufre tiene vergüenza a contarlo".

   En este punto, el portavoz ha lamentado que al año "se producen 7.000 muertes en España por la pobreza energética, sobre todo por la falta de calefacción en casa". Ha apuntado además que el "bono social, que se ha reformado hace poco, mide a todos por el mismo rasero, ya que una familia con tres hijos y que gane 100.000 euros al año, tiene el mismo acceso que una familia que gane 8.000 euros al año".

   Por su parte, García ha reclamado un "cambio legislativo" en esta materia, algo que ha señalado se encuentra recogido en uno de las 5 demandas de la propuesta de la Ley de Vivienda de la PAH, en la que, entre otras piden el "principio de precaución, por el que no se pueda cortar los suministros básicos a familias cuya vulnerabilidad haya sido acreditada por Servicios Sociales".

   Además, se solicita que "la garantía de un consumo mínimo vital de las familias a luz, agua y gas", y la "tarifa social que implica que las suministradoras asuman el coste de las facturas que no puedan ser afrontadas por las familias".