Actualizado 25/01/2009 19:32 CET

Imponen una pena de 7.260 euros por repartir un manuscrito con las vivencias sexuales con su ex novia

LOGROÑO, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un total de 7.260 euros. Ésta es la pena impuesta a A.C.E., vecino de Logroño de 65 años, por repartir entre sus amigos un manuscrito en el que relataba las experiencias sexuales con su ex novia, de acuerdo a la sentencia del Juzgado Penal Uno de la capital riojana.

Los hechos se precipitaron a partir de la ruptura de la pareja en 2003 tras más de ocho años de relación sentimental. En junio de ese año, el acusado, que entonces contaba con 59 años, escribió un texto en el que daba cuenta de la tortuosa relación con esta mujer, en la que destacaba el alto contenido erótico.

De hecho, el documento recoge la participación de dos personas más en sus experiencias sexuales: un amante musulmán y el fallecido esposo de la víctima, de cuya muerte insinúa su culpa y con quien había tenido un hijo.

No obstante, la víctima desmiente los hechos, que él asegura como ciertos.

REPARTO DEL MANUSCRITO

Este manuscrito fue encuadernado y rubricado en todas sus hojas por este hombre, que colocó una fotografía de su joven ex novia en la portada y lo entregó al menos a los suegros de ésta, así como a una pareja de amigos comunes. Estas copias estaban dedicadas personalmente "con la clara intención de perjudicar" a la víctima, según señala el fallo.

En las navidades de 2004, la mujer encontró este libro en casa de sus amigos y sintió tal vergüenza y humillación que no ha vuelto a tener relación con ellos, al tiempo que dejó sus estudios y cambió de casa. Como consecuencia de ello, la relación con su familia política es "pésima".

En el juicio celebrado a finales del pasado año, el hombre atribuyó este "diario" a "su afición literaria" y a la "necesidad de escribir como un desahogo, dado que ella se lo estaba haciendo pasar muy mal".

SENTENCIA

La sentencia rechaza rotundamente que fuera un relato diario sino más bien una sucesión de vivencias escrita a posteriori con la clara intención de perjudicar a quien había sido su pareja lesionando su dignidad.

"El daño causado es mayor", se afirma en la sentencia, puesto que la mujer "tiene un hijo que mantiene buena relación con sus abuelos paternos y cuya actitud para con su madre puede verse alterada por los comentarios que su familia pueda hacer al respecto".