La Comunidad colocarán trampas de feromonas y mil cajas nidos para luchar contra plagas forestales en el Parque Nacional

Publicado 19/02/2014 16:18:45CET
El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Borja Sarasola, colo
COMUNIDAD DE MADRID

MADRID, 19 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Comunidad ha puesto en marcha un plan de lucha biológica contra la procesionaria que se va a desarrollar en los pinares del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama a través de trampas de feromonas y de mil cajas-nido que se colocarán en los próximos tres años.

El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Borja Sarasola, ha asistido en La Pedriza a la colocación de estas cajas-nidos para las aves insectívoras.

De este modo se favorece el establecimiento y cría de estas especies en los pinares del Parque. Esta medida, además de la defensa del monte, persigue una mejora de la biodiversidad, pues se prevé un incremento de las poblaciones de aves insectívoras forestales como carboneros o herrerillos y otras protegidas como el colirrojo real o el verderón serrano.

La dieta de estas especies se basa principalmente en larvas y adultos de insectos defoliadores y perforadores de pinos, encinas, fresnos chopos, y algunas de ellas depredan especialmente sobre la procesionaria de pino.

El objetivo es prevenir la aparición de plagas antes de que sus daños sean visibles, controlar la evolución de las plagas una vez que ésta se haya producido y dar prioridad al uso social y recreativo del monte, estableciendo máximo control sobre las zonas de mayor uso.

La Consejería cuenta con la red de Seguimiento de la Evolución Sanitaria de las Masas Forestales (Red SESMAF), que analiza la situación actual y la evolución en el tiempo de las masas forestales de la Comunidad a través de 96 parcelas (pobladas con fresnos, enebros, pinos, coscoja, quejigos, encinas, rebollos y olmo común).

La Red determina, anualmente, el estado sanitario de las formaciones arbóreas, identifica los agentes que causan daños, analizan los datos obtenidos con el objetivo de anticiparse y actuar sobre la masa antes de que aparezca la plaga.

INCREMENTO DE LA SUPERFICIE ARBOLADA

Los datos aportados reflejan que actualmente se está dando el valor más bajo de árboles muertos desde el año 2008. La superficie forestal arbolada de la región goza en estos momentos de un estado excepcional y sin precedentes pues se ha conseguido incremento de la superficie arbolada del 30% desde el año 2006, es decir, 68.000 nuevas hectáreas de masas arboladas. Una vez conocido el estado de los árboles, se actúa contra las plagas.

La Comunidad actúa de forma directa contra la procesionaria del pino y estos trabajos se intensifican en las Áreas Recreativas, que se revisan y evalúan varias veces al año. También se vigilan especialmente Centros de Educación y Residencias de Jóvenes y Mayores y se vigilan especialmente las Zonas forestales concretas con especial vinculación con el uso público. Así se ha actuado sobre 48 hectáreas forestales con tratamientos terrestres en zonas como San Lorenzo del Escorial.

De esta manera, en los últimos años se ha reducido significativamente la presencia de procesionaria en la Comunidad y se han logrado los mejores datos de afección desde el año 2000. Esto ha significado una reducción drástica de la superficie tratada. Concretamente en 2013 se trataron 790 hectáreas de pinar, cuando la media entre 2000 y 2010 fue de 3.900 hectáreas, según datos del Gobierno regional.