CSIT pide el cese inmediato de Rodríguez tras la publicación en el BOCM de las obras del Carlos III

Actualizado 03/07/2015 1:40:39 CET

MADRID, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

CSIT Unión Profesional ha exigido el cese "inmediato" del consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Rodríguez, después de que haya salido publicada una resolución de la Consejería en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid por la que se adjudican las obras para reconvertir el Hospital Carlos III de Madrid en un centro de media y larga estancia.

Esto, a su juicio, es que se "continúa con el desmantelamiento del Hospital Carlos III como hospital de referencia de enfermedades infecciosas". Además, quieren el cese por "sus declaraciones sin asumir ninguna responsabilidad en los fallos de protocolo, culpando a la sanitaria contagiada, y su absoluta falta de transparencia al no ofrecer ninguna información sobre la investigación que anunció estar desarrollando desde la propia Consejería".

CSIT Unión Profesional considera "absolutamente inadmisible y fuera de toda lógica" que la Consejería de Sanidad publique hoy mismo una Resolución que "reitera la insistencia de la Consejería para cumplir en todos sus términos el Plan de Sostenibilidad del Sistema Sanitario de la Comunidad de Madrid, con la consecuente transformación del hospital Carlos III en hospital de media o larga estancia".

"Máxime cuando estamos atravesando una crítica situación de alarma social y profesional producida por el contagio del ébola y por la pésima gestión realizada por las autoridades sanitarias", han añadido desde el sindicato.

El sindicato ha vuelto a reiterar su reivindicación de una "investigación exhaustiva con celeridad que permita conocer motivos contagio para enmendar y revisar los procedimientos" y unos procedimientos de actuación "coordinados dentro del protocolo para los profesionales sanitarios de cada uno de los centros".

También apuestan por formación específica para todos los profesionales, información y transparencia, "ya que su ausencia ha provocado la alarma social", la dimisión de la ministra de Sanidad, Ana Mato, por su "inadmisible" gestión del problema, "sin descartar el resto de responsabilidades políticas derivadas de la investigación". Además, cree que deberían ser epidemiólogos y expertos en salud pública los que estén al frente de la gestión de este asunto.