Actualizado 01/12/2015 17:06 CET

Defensa del menor imputado en el caso Jimmy recalca que no hay "ni una sola prueba que le incrimine" salvo un testimonio


MADRID, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

La defensa del menor imputado por la muerte de Francisco Javier Romero Taboada, alias Jimmy, remarca que no existe "ni una sola prueba" que incrimine a su patrocinado en los hechos salvo la declaración de otro imputado que se acogió a la figura de 'testigo protegido' para desviar la imputación a otras personas.

En un comunicado, la defensa del menor explica que éste lamenta "profundamente" la muerte del aficionado del Deportivo, del que se cumple un año ayer, y que no le agredió.

Además, destaca que la declaración autoexculpatoria de este implicado "carece de valor alguno y es nula de pleno derecho ya que, según la Ley, un imputado no puede ser testigo, y mucho menos protegido".

La defensa del menor sale al paso de diversas informaciones para tildar de "incomprensible" que se diga que la investigación de este caso esté "resuelta" cuando no se ha celebrado juicio alguno para el esclarecimiento de los hechos.

Asimismo, censura que se hayan publicado datos personales e imágenes de su defendido, en una propagación que "vulnera las más básicas previsiones legales y que, sin duda alguna, marcará el futuro" del menor, aun después de que la Justicia le exculpe y reconozca su inocencia.

También echa en falta además las referencias a que cuatro personas estuvieron privadas de libertad durante cinco meses a raíz "de un grave error de identificación de la Policía".

Asegura que no ha mandado ningún mensaje por whatsapp diciendo "el puto respeto que nos hemos ganado hoy", "somos putos dioses", "los mayores dándonos la enhorabuena, en plan qué cojones le habéis echado" y otros del estilo, aludiendo que es un ejemplo más sobre "la falta de atención con la que se han difundido versiones de los hechos".

"La circunstancia de que tan triste suceso no se haya aclarado todavía, o de que durante seis meses la policía siguiera una hipótesis errónea --como se ha demostrado en sede judicial-- no es motivo para difundir públicamente acusaciones que no se sostienen con un mínimo de seriedad en el análisis de las pruebas", zanja la defensa del menor.