Publicado 02/03/2021 17:14CET

Denuncian a varios jóvenes que insultaron y vejaron a sanitarios del Samur cuando fueron a asistir a uno de sus amigos

Archivo - Samur, ambulancia, ambulancias
Archivo - Samur, ambulancia, ambulancias - EUROPA PRESS - Archivo

MADRID, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un enfermero del Samur-Protección Civil ha denunciado a varios jóvenes que la madrugada del domingo insultaron y vejaron a él y otros empleados de este servicio de emergencias cuando fueron a asistir a uno de ellos que se encontraba tirado en la calle con dificultades para respirar.

Los hechos ocurrieron sobre las 2.20 horas del 28 de febrero a la altura de la calle José Abascal número 24, en el madrileño distrito de Chamberí. La ambulancia fue comisionada para atender a una persona que estaba tumbada en el suelo con problemas para respirar y para hablar, por lo que solicitaron información de lo que había pasado a los amigos que le acompañaban.

Estos dijeron que el afectado era alérgico al pescado en un primer momento para luego afirmar que se encontraban en una fiesta y su amigo empezó a sentirse más. Poco después comenzaron a cuestionar la labor de los sanitarios, "mostrándose irrespetuosos y obstaculizando la labor sanitaria", según el atestado policial al que ha tenido acceso Europa Press.

Ante la hostilidad creciente, los actuantes llamaron a la Policía porque los jóvenes les impedían acercarse al paciente, que se encontraba grave. En un momento dado, uno de los amigos le dijo a una médica: "Me voy a hacer una paja delante vuestra". Segundos después, esta personal propinó una patada al desfibrilador.

Entonces, los sanitarios se alejaron de ellos hasta la llegada de la Policía ante el temor de ser agredidos. Una vez los agentes se hicieron cargo de la situación, pudieron reanimar al enfermo, que presentaba un choque anafiláctico, por lo que fue finalmente trasladado al hospital Clínico San Carlos.

Los denunciantes declararon ante la Policía que no fueron agredidos pero aseguraron que la vida del paciente estuvo en peligro por la actitud violenta de los jóvenes, especialmente la de uno de ellos. El juicio rápido previsto no se llegó a celebrar porque los magistrados entienden que al no producirse agresión física, por tanto, no hay lesiones.