Actualizado 17/10/2009 15:34

Inspecciones en una residencia para discapacitados psíquicos revelan grandes cantidades de comida caducada

Los familiares de internos coinciden en que el trato es bueno pero piden que se sigan haciendo inspecciones

La Consejería de Familia ha abierto un expediente disciplinario al cocinero por malas prácticas

MADRID, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

Varias inspecciones oficiales de la Comunidad de Madrid y del Ayuntamiento en la residencia pública 'Dos de Mayo', donde se encuentran internos decenas de personas con discapacidad psíquica, dejan ver que se almacenaban grandes cantidades de alimentos en mal estado.

En declaraciones a Europa Press Televisión, los familiares de los internos del centro, que acudían a primera hora de la mañana de hoy a visitar a sus hijos e hijas, coincidieron en que el trato a los internos es bueno, aunque reconocen que en su momento fueron informados sobre el mal estado de algunas comidas a través del APA del centro y piden que se sigan haciendo inspecciones para velar por la seguridad alimenticia.

En este sentido, uno de los padres, David, que tiene a su hijo en el centro desde hace unos 15 años cuando se inauguró, subrayó la importancia de que se siga la actividad de este tipo de centros porque los internos necesitan una especial protección. "A mí me parece bien que se hagan inspecciones porque pueden surgir cosas de éstas, pero no para eso sólo, sino para muchas cosas", comentó, a la vez que explicó que se debe hacer un seguimiento de la ropa para que cada interno use la suya propia.

En cuanto a la posibilidad de exigir responsabilidades a algún trabajador del centro, apuntó que, en el caso de su hijo, que tiene 51 años y "ha estado en silla de ruedas toda la vida", se debe vigilar para que la comida "no llegue al centro y se le dé a un chico". "Para eso hay un director, o subdirector, alguien que representa a los familiares, esos deben vigilar", señaló.

En cualquier caso, David opinó que el trato general en el centro es "muy bueno", puesto que él no ha detectado problema alguno y porque la actitud de su hijo es siempre positiva. "Está deseando meterse dentro, antes de las tres horas que yo paso aquí, ya me está pidiendo por gestos meterse dentro con sus amigos porque está bien", argumentó.

En esta misma línea se mostró Elisa, que tiene a su hijo de 32 años en el centro desde hace 11 años. Subrayó que "todos los años" le hace análisis a su hijo para comprobar cómo se encuentra y no le ha "detectado anemia ni nada", por lo que opinó que la "alimentación no es mala".

Además, recordó que el APA comunicó al resto de padres que había habido latas "caducadas", pero calificó el hecho como "aislado" y comentó que su hijo siempre sale "contentísimo" del centro, hasta el punto de que a veces no quiere abandonar el centro cuando van a recogerle. "Si estuviera mal no volvería tan contento", concluyó.

Desde la Consejería de Familia y Asuntos Sociales señalaron hoy que realizan diariamente inspecciones en dicha residencia para comprobar que la comida en mal estado nunca llega a los residentes. Además, indicaron que ya se ha abierto un expediente disciplinario al cocinero del centro por sus malas prácticas y recalcaron que la consejera, Engracia Hidalgo, está pendiente de una reunión con los sindicatos para acordar la "retirada" de este empleado.