Juan Bravo asegura que nunca se le informó de la presencia de amianto en el material móvil de Metro de Madrid

Delegado de Hacienda del Ayuntamiento de Madrid, Juan Bravo
EUROPA PRESS/AYUNTAMIENTO DE MADRID - Archivo
Publicado 10/10/2018 12:57:54CET

El primer diagnóstico sobre posible enfermedad profesional llegó en noviembre de 2016, a los pocos días de que dejara la compañía

MADRID, 10 Oct. (EUROPA PRESS) -

El exconsejero delegado de Metro de Madrid Juan Bravo ha asegurado este miércoles que nunca se informó de la presencia de amianto en el material móvil del suburbano ni tampoco se dijo nada al consejo de administración cuando se abordó y aprobó la venta de trenes al suburbano de Buenos Aires (Argentina).

Durante su intervención en la comisión de investigación sobre la presencia de amianto en Metro, Bravo ha señalado que sí era conocida su existencia durante la demolición de las antiguas cocheras de Plaza Castilla, por lo que se contempló el desamiantado de la cubierta de estas instalaciones durante estos trabajos.

También ha señalado que, según ha conocido posteriormente a su etapa como máximo responsable de Metro, se trasladó el 27 de noviembre de 2016 el primer diagnóstico médico sobre posible enfermedad profesional en un trabajador de Metro de Madrid, en referencia al empleado de mantenimiento de escaleras Santos Roldán (uno de los empleados con asbestosis por exposición a amianto), pocos días después de que dejara la compañía.

Bravo ha comentado en relación a las instalaciones físicas de la compañía que sí conocía la presencia de amianto cuando se solicitó la demolición de las antiguas cocheras de Plaza Castilla para construir en un futuro la nueva sede de la compañía, por lo que se licitó con unos pliegos de condiciones que contemplaban el desamiantado por valor de 1,6 millones.

Al respecto, el exconsejero delegado ha apuntado que se trataba además de una instalación "abandonada, acotada y sin trabajadores" por lo que no había riesgo antes de que se retirara este material, potencialmente cancerígeno cuando hay exposición a fibras en suspensión.

Por otro lado, ha comentado que también se sospechaba que había amianto en algún tramo de las obras de mantenimiento y mejora del grueso del túnel de la línea 1 de Metro, algo que también estaba recogido en los pliegos de obras. Así, ha apuntado que en una obra de esas características se despliegan todos los protocolos de seguridad y salud en el trabajo.

En cuanto a los trenes, Bravo ha comentado que "jamás nadie" le transmitió, ni desde el equipo directivo ni desde representantes de los trabajadores, que había "un problema" con el material móvil a raíz del amianto.

Respecto a la venta de los trenes al metropolitano de Argentina (SBASE), ha señalado que en el consejo de administración se informó del expediente de transacción sin mención a presencia de amianto, en una operación que fue a sugerencia de CAF que era asesor de la compañía argentina y conocedora de ese material móvil, que estaba para "achatarrar" como ocurrió con las unidades del modelo 5000 que no fueron vendidas.

Contador