Más de 4,4 millones de bombillas iluminarán los principales ejes comerciales de Madrid estas Navidades

Actualizado 11/11/2010 14:06:47 CET

Las luces estarán encendidas del 26 de noviembre al 6 de enero

MADRID, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

Más de 4,4 millones de bombillas LED iluminarán los principales ejes comerciales de Madrid entre el 26 de noviembre y el 6 de enero, en una campaña de alumbrado navideño en la que el Ayuntamiento de la capital invertirá 3,08 millones de euros, un 33 por ciento menos que las pasadas fiestas.

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, ha presentado este jueves en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno la campaña de iluminación navideña, que incluye la combinación de alumbrado de 'fondo de armario', es decir, de pasadas campañas, con nuevas creaciones específicas para este ejercicio.

Así, Purificación García ha diseñado diferentes cubos de colores de un mismo tamaño para decorar la calle Goya, mientras que en Fuencarral y Montera se colocará un alumbrado de Ana Locking consistente en destellos con movimiento que terminan en forma de estrella. Además, el diseñador Juanjo Oliva ha confeccionado un alumbrado fabricando mediante matnas de LED en movimiento que darán continuidad a la calle Jorge Juan, también reformada durante el último ejercicio.

En cuanto a Ortega y Gasset, Haníbal Laguna ha pensado una decoración en blanco y rojo que simula unas guirnaldas de cuyos extremos cuelgan unas elegantes lámparas a modo de arañas. Además, la arquitecta Teresa Sapey pondrá luz a Serrano con un diseño formado por círculos de estilo pop muy colorista y desenfadado.

FONDO DE ARMARIO

Entre las luces que se recuperarán de otros años se cuentan la de Gran Vía, ideada por el arquitecto Ben Busche para la conmemoración del Centenario de la avenida; las serpentinas de colores de Sergio Sebastián y Patricia de Miguel para la plaza de Chueca; las bolas de cristal de Preciados y Arenal, o los cerezos en flor de las juntas de distrito.

Asimismo, en la calle Mayor se colocarán las Burbujas que el pasado año decoraban el paseo del Prado, mientras que el Campo de Flores de Recoletos se 'sembrará' estas Navidades en la plaza Mayor. En el Barrio de Las Letras se situarán las Hojas que alfombraron las calles de Hortaleza y Fuencarral, y en Princesa se podrá ver el diseño de Devota & Lomba que iluminó la calle de Narváez, que en esta ocasión contará con la iluminación que Ángel Schlesser ideó para Goya.

En determinados espacios comerciales del centro y en el entorno de Ballesta se instalará Neblina, de Ben Busche, y en esta última vía irán también los Cubos de LED también ideados por este arquitecto. Por su parte, el alumbrado diseñado por Roberto Turégano que estuvo en Alcalá adornará estas Navidades Velázquez, y los diseños de Juan Duyos lucirán en esta ocasión en el eje comercial de Bravo Murillo.

Las luces que Amaya Arzuaga pensó para la calle de Serrano se trasladan a la remodelada General Ricardos, y los Ojos de Teresa Sapey irán de Tirso de Molina a la calle Hortaleza. También hay calles y espacios donde las cadenetas en el arbolado sustituyen el alumbrado transversal de arcos, como en el paseo del Prado, el paseo de Recoletos o la calle Alcalá entre Cibeles y la plaza de la Independencia que, como todos los años, contará con el belén luminoso.

Sin embargo, sólo se instalará un gran árbol de Navidad de 33 metros de altura diseñado por Ágatha Ruiz de la Prada en la Puerta del Sol. Aunque fuentes municipales habían afirmado que en caso de encontrarse patrocinadores privados para sufragar el mantenimiento de otros ejemplares podrían colocarse en más puntos de la ciudad, Gallardón ha asegurado que "no hay una patrocinio individual de una empresa a un árbol".

COSTE

En total, habrá 4,4 millones de lámparas, un 41,3 por ciento menos que los 7,5 millones de luces que iluminaron la ciudad las pasadas fiestas. Además, todas ellas serán de bajo consumo, el 74 por ciento de las mismas de tecnología LED, lo que sumado a la reducción de la potencia instalada --se ha pasado de 2.850 kw a 1.058 kw (-63 por ciento)-- permitirá reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera de 230 a 98 toneladas.

Eso a pesar de que este año las luces estarán encendidas 30 horas más que las últimas fiestas, pasándose de 200 a 230 horas de iluminación. En concreto, el alumbrado navideño se pondrá en marcha el 26 de noviembre, y hasta el 23 de diciembre permanecerá encendido de 18 a 22 horas de lunes a miércoles, de 18 a 23 horas los jueves y domingos, y de 18 a 00 horas los viernes y sábados.

Por su parte, entre Nochebuena y Reyes, el horario será de 18 a 23 horas de domingo a miércoles, mientras que los días 23 y 30 de diciembre se ampliará hasta la medianoche el encendido. Los días de Nochebuena y Nochevieja habrá luces de 18 a 6 horas, y los días de Navidad y Año Nuevo, de 18 a 00 horas. La víspera de reyes, las luces estarán encendidas de 18 a 3 horas, y el 6 de enero, de 18 a 23 horas.

En cualquier caso, Gallardón ha recordado que las luces ayudan a la ciudad a "incentivar la actividad comercial, fomentar el turismo, estimular el consumo, generar empleo y promover el dinamismo económico". Por eso, los recortes de zonas iluminadas no han afectado a los principales ejes comerciales de la capital.

"Se ha vinculado la iluminación navideña con los ejes comerciales, así que se mantiene donde hay actividad comercial. Somos plenamente conscientes de que seremos criticados por quienes el año pasado nos decían que era un gasto y una contaminación lumínica excesivos, pero se ha adecuado a la necesaria reducción presupuestaria a la finalidad fundamental (de la campaña), que es la generación de empleo. La ubicación de las luces está directamente vinculada con la generación de puestos de trabajo, y hemos instalado y mantenido las luces donde, por producirse actividad comercial, se genera empleo en Navidad por las visitas de madrileños y turistas", ha justificado el regidor.

No en balde, según el Barómetro Municipal de Consumo citado por el alcalde, el 99,26 por ciento de los ciudadanos conoce la iluminación navideña, lo que convierte a esta iniciativa en la más popular entre los madrileños. Además, su fama ha permitido aumentar el número de visitas que se reciben en la capital en diciembre, marcándose un récord histórico el año pasado con más de 615.000 visitantes y 1,2 millones de pernoctaciones.

Para leer más