Actualizado 09/11/2012 12:51 CET

Rouco Varela pide una solución "justa y equitativa" al "angustioso" problema de los desahucios

Antonio Maria Rouco Varela, Misa De Las Familias
EUROPA PRESS

Aboga por "que se salvaguarde la estabilidad fiel del amor conyugal entre la esposa y el esposo"

MADRID, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

El cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, ha pedido este viernes una solución "justa, equitativa y solidaria" al "angustioso" problema de los desahucios que, según ha señalado, "amenaza diariamente" a "no pocas" personas.

Durante la solemne celebración de la Eucaristía en honor a la Patrona de Madrid, Santa María la Real de la Almudena, Rouco Varela ha urgido a "orar, pidiendo fervorosamente a la Virgen" que "nos ayude a superar, lo más pronto posible, esta crisis económica que está dejando sin trabajo a tantas personas".

En este punto, ha indicado que la crisis también está dejando a "tantas familias, sin casa y hogar". "¡Que se encuentre sin tardanza una solución justa, equitativa y solidaria al problema angustioso de los desahucios que amenaza diariamente a no pocas! Una crisis económica que golpea al conjunto de los ciudadanos, pero lo hace muy gravemente con los más débiles y con los inmigrantes", ha considerado.

Así, ha pedido a la Virgen que ayude a la sociedad a "superar la crisis en aquellos aspectos más humanos, morales y espirituales en los que se juega la subsistencia misma de la familia, y sus bienes fundamentales", esto es, "su unidad y fecundidad; unidad entre el padre y la madre y entre los padres y los hijos; la posibilidad de tenerlos y criarlos física, psicológica y espiritualmente, en su dignidad de hijos de Dios".

En este sentido, ha pedido por "que se salvaguarde la estabilidad fiel del amor conyugal entre la esposa y el esposo y su activa disponibilidad para abrirse generosa y abnegadamente al don de los hijos y a su madura y responsable educación: fruto natural de ese mutuo amor responsable del marido y de la mujer, siempre posible y practicable por la gracia de Dios, que nunca nos falta".

Por ello, ha pedido por que "se asegure con efectividad jurídica y social, a todos los niños de Madrid y del mundo, que puedan contar y vivir con su padre y con su madre, en la medida de lo realmente posible". A su juicio, se trata de uno de los derechos más fundamentales y primarios de la persona humana".