Los problemas de emisiones en EE.UU. le costarán casi 700 millones a Fiat Chrysler

Fiat Chrysler Automobiles (FCA)
FIAT CHRYSLER - Archivo
Publicado 10/01/2019 18:48:44CET

LONDRES, 10 Ene. (EUROPA PRESS) -

Fiat Chrysler Automobiles (FCA) deberá hacer frente al pago de 800 millones de dólares (694,7 millones de euros) en relación con el problema de emisiones de algunos de sus vehículos diésel en Estados Unidos (EE.UU.), según informó la compañía en un comunicado.

FCA US, filial estadounidense del grupo, acordó con la Agencia para la Protección Medioambiental de EE.UU. (EPA, por sus siglas en inglés), el Departamento de Justicia, la Junta de Recursos del Aire de California (CARB, por sus siglas en inglés), el Estado de California, otros 49 Estados y Aduanas y Protección de Fronteras de EE.UU., el pago de aproximadamente 400 millones de dólares (347,4 millones de euros) en sanciones civiles para resolver los problemas relacionados con el caso de las emisiones.

En concreto, abonará 305 millones (264,8 miillones de euros) a la EPA, al Departamento de Justicia y a la CARB; 13,5 millones (11,7 millones de euros) al fiscalía general de California; seis millones a Aduanas y Protección de Fronteras (5,2 millones de euros), y 72,5 millones (62,9 millones de euros) a otras fiscalías generales estatales del país norteamericano.

Asimismo, pagará 19 millones de dólares al Estado de California, mientras que también financiará la actualización de 200.000 convertidores catalíticos de alta eficiencia a través del mercado de posventa.

Además, Fiat Chrylser también ha resuelto una demanda colectiva presentada por un grupo de consumidores privados y deberá pagar otros 400 millones de dólares (347,7 millones de euros) para hacer frente al coste de extensión de la garantía de los vehículos afectados, y también de otras actividades orientadas a reducir su impacto medioambiental.

El grupo automovilístico estadounidense ya provisionó 713 millones de dólares (619,2 millones de euros) en sus resultados del tercer trimestre de 2018 en vista a posibles sanciones por el caso de las emisiones.

FCA US actualizará el software de control de emisiones de unos 100.000 vehículos de las marcas Ram y Jeep, fabricados entre 2014 y 2016, y equipados con motores EcoDiesel V6 de 3.0 litros.

Cada propietario y arrendatario actual (y anterior) de alguno de los vehículos afectados podrá recibir una compensación media de 2.800 dólares (2.431 millones de euros).

"Hemos implementado nuevos procedimientos de validación rigurosos y hemos actualizado nuestros programas de capacitación para garantizar el cumplimiento continuo del entorno regulador cada vez más complejo", señaló el director de Seguridad de Vehículos de FCA, Mark Chernoby.

En enero de 2017, la EPA acusó al consorcio automovilístico italoestadounidense de utilizar un software ilegal que alteraba las emisiones de algunos de sus vehículos.

El organismo medioambiental indicó que FCA y su filial estadounidense cometieron diferentes violaciones de la Ley del Aire Limpio de EE.UU., al instalar y no comunicar la existencia de un software de gestión del motor en sus modelos Jeep Grand Cherokee y Dodge Ram 1500 con el propulsor diésel de 3.0 litros vendidos en Estados Unidos entre 2013 y 2016.

La compañía informará a los clientes afectados de cuándo podrán programar citas con el servicio de FCA US, que se encuentra en proceso de establecer la logística requerida para identificar a los propietarios de vehículos y poder proporcionarles así un servicio de actualización y la remuneración que les corresponda.

Contador