Un busto donado por el torero Ortega Cano preside desde hoy el jardín que lleva su nombre, en la capital murciana

Actualizado 10/09/2007 20:29:28 CET

MURCIA, 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

Un busto del torero Ortega Cano preside desde hoy el jardín que lleva su nombre, situado en Ronda de Garay, junto a la Plaza de Toros de la Condomina. Esta obra, donada por el diestro, es del escultor Juan de Avalos, académico de Bellas Artes y creador de prestigio internacional fallecido el pasado año.

Así, con la instalación de esta obra continúa el proyecto cultural del Museo en la Calle impulsado por el alcalde de Murcia, Miguel Ángel Cámara, desde hace tres años, gracias al cual este municipio cuenta con obras de arte en la vía pública para poder disfrutar de un verdadero Museo en la Calle.

De este modo, el Consistorio ha transformado totalmente este jardín, ampliando la zona verde, sustituyendo el antiguo pavimento por adoquín e instalando más juegos infantiles rodeados por una valla perimetral para dotarlos de mayor seguridad.

También se han plantado nuevas especies como palmáceas, renovado los bancos y las jardineras y ampliado la red de alumbrado público con la instalación de más farolas y, así, mejorar la iluminación de la zona, a fin de que los vecinos puedan gozar de un mayor bienestar y tranquilidad en este espacio verde.

Por otra parte, está previsto instalar aparatos de gerontogimnasia para que los mayores puedan practicar deporte adaptado a su edad, según informó el Consistorio murciano en un comunicado de prensa.

En cuanto al autor de esta escultura, lo es también de las colosales figuras del Valle de los Caídos y de la célebre escultura de 'Los amantes de Teruel', en la iglesia de San Pedro de la capital turolense, una de sus obras más celebradas.

La presencia del arte contemporáneo en las calles de Murcia es una invitación a disfrutar de la ciudad para los murcianos y a quienes la visitan. Este Museo en la Calle se inició con la colocación de la 'Dama de Murcia' de Manolo Valdés, que preside la Plaza de la Fuensanta desde mayo de 2004.

En estos tres años, se han incorporado al paisaje urbano de Murcia -en la mayoría de los casos en las glorietas de acceso a la ciudad- obras de Alberto Corazón, Cristóbal Gabarrón, Miquel Navarro o Canogar, junto con las esculturas de Agustín Ibarrola y Antonio Campillo, en la Plaza de la Paz y la Plaza de San Bartolomé, entre otros.

Por ello, el alcalde anunció que "el urbanismo cultural en Murcia no ha acabado; al contrario, la intención es seguir fomentando la implantación de elementos arquitectónicos y escultóricos que resalten el carácter y modernización de la ciudad, acorde con el proceso de crecimiento social y económico actual".