Publicado 23/01/2014 18:02CET

El Museo Arqueológico Municipal Enrique Escudero de Castro reabrirá sus puertas el próximo martes

El Museo Arqueológico Municipal
AYUNTAMIENTO DE CARTAGENA

El Museo, por el que pasaron 26.005 personas en 2013, se ha situado entre los siete más visitados de la Región de Murcia

CARTAGENA (MURCIA), 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Museo Arqueológico Municipal Enrique Escudero de Castro reabrirá sus puertas el próximo martes, 28 de enero, una vez finalizadas las obras que se han venido realizando, desde el pasado mes de diciembre, en su falso techo, con el objeto de mejorar su aspecto, darle más iluminación natural al yacimiento central y hacerlo más seguro.

El Museo, por el que pasaron 26.005 personas en 2013, se ha situado entre los siete más visitados de la Región de Murcia, junto al del Teatro Romano de Cartagena, que encabeza la lista, el Arqueológico de Murcia, el Museo de Bellas Artes o el Salzillo. De ese número de visitantes, la mayoría, 23.045, han sido españoles, y el resto extranjeros.

Por su parte, la web del Museo ha gozado de gran aceptación y ha visto crecer el número de consultas, que ha pasado de 137.659 en 2012, a 165.857 el pasado año 2013, según han destacado fuentes del Ayuntamiento de Cartagena.

Para iniciar esta nueva andadura del Museo renovado, el mismo martes, a las 10.00 horas, la concejala de Cultura, Rosario Montero, comparecerá ante los medios en las instalaciones del Museo para presentar una Guía Didáctica sobre Epigrafía Latina, de la que este centro cuenta con una importante colección de inscripciones en lápidas.

El horario de apertura al público del Museo Arqueológico será, de martes a viernes, de 10.00 a 14.00 horas y de 17.00 a 20.00 horas, y los sábados y domingos de 11.00 a 14.00 horas.

REMODELACIÓN INTERIOR

Las obras realizadas estas últimas semanas en el Museo se han centrado en la reparación del falso techo situado sobre la necrópolis romana central, ya que las placas que lo formaban, instaladas a finales de los años 70, estaban deterioradas y amenazaban con caerse, lo cual suponía un problema para la seguridad de los usuarios.

Así, con esta actuación, que se ha llevado a cabo durante los meses de diciembre y enero por ser los de menor afluencia de visitantes, se han sustituido las placas antiguas por planchas de pladur y se ha habilitado un nuevo lucernario, mejorando así el aspecto e iluminación natural del yacimiento.